Comienza en Bolivia la campaña más ajustada en 14 años

Morales parte como favorito pero podría perder en segunda vuelta frente a Mesa

Evo Morales/ AP
Evo Morales/ AP

Morales parte como favorito pero podría perder en segunda vuelta frente a Mesa

La campaña electoral para los comicios de octubre comenzó en Bolivia con el presidente del país, Evo Morales, como favorito según las últimas encuestas, con once puntos de ventaja sobre el candidato opositor mejor situado. Aunque otras encuentras rebajan esta cifra a cinco puntos.

El presidente, es el jefe de Estado con mayor tiempo en el poder en la historia de Bolivia, desde 2006. Aspira ahora a un cuarto mandato hasta 2025 .

La candidatura de Morales es considerada ilegal por la oposición, al incumplir el límite constitucional de dos mandatos consecutivos e ignorar el resultado del referéndum que en 2016 rechazó la reelección. Pero el Tribunal Constitucional de Bolivia determinó en 2017 el derecho a la reelección indefinida y con base en ese fallo el órgano electoral avaló la candidatura.

El Constitucional ya había autorizado a morales para un tercer mandato, al entender que el primero no contaba porque el país se refundó en 2009 de República a Estado Plurinacional. Del mismo modo ahora, logró pasaje para intentar el cuarto mandato.

La votación será el 20 de octubre próximo. Una encuesta de la empresa Ciesmori para los diarios Correo del Sur, El Potosí, El Deber y la cadena de televisión Unitel da a Evo una intención de voto del 37 por ciento, frente al 26 del ex presidente boliviano Carlos Mesa.

Morales concurre a la reelección por el oficialista Movimiento al Socialismo (MAS), mientras que Mesa postula por la alianza opositora Comunidad Ciudadana. El tercero en intención de voto, con 9%, es el senador demócrata Óscar Ortiz, candidato de la alianza Bolivia Dice No. Los restantes seis candidatos no superan el 3 por ciento.

Morales ganaría en seis de las nueve regiones de Bolivia, mientras que Mesa lo haría en dos y Ortiz en Santa Cruz, feudo electoral de Demócratas. Los resultados muestran un mayor apoyo al presidente en ciudades intermedias y el ámbito rural, mientras que Mesa lo obtendría en las principales urbes del país.

Una amplia franja de 21% de los encuestados muestra que está aún por decidirse. En Bolivia el voto es obligatorio. La norma electoral da como vencedor en primera vuelta a quien supere 50% o 40% con diez puntos de ventaja sobre el resto.

La encuesta refleja que en una segunda vuelta Morales alcanzaría el 40 por ciento y Mesa el 38, lo que dado el margen de error de la consulta, supone un empate técnico. Es por tanto una campaña apretada.