EEUU entrega armas a las fuerzas kurdas para frenar a los yihadistas del Estado Islámico

Estados Unidos está entregando armas a los combatientes peshmerga de la región semiautónoma de Kurdistán, en el norte de Irak, para ayudarles a frenar el avance de los milicianos suníes del Estado Islámico, según han informado fuentes del Gobierno norteamericano.

Los cargamentos de armas han comenzado a llegar a la capital del Kurdistán iraquí, Erbil, a medida que los combatientes peshmerga han empezado a tener serias dificultades para enfrentarse a los yihadistas, pero las fuentes han rehusado dar fechas concretas.

Las fuentes han detallado que las armas están siendo suministradas directamente por la CIA, aunque han adelantado que el Departamento de Defensa empezará a hacerlo pronto.

El Gobierno iraquí también habría ayudado, garantizando la llegada desde Bagdad a Erbil de al menos tres envíos por transporte marítimo. El cargamento consistiría principalmente en rifles de asalto AK-47 y munición.

Hasta ahora, Estados Unidos había rehusado entregar armas directamente a las fuerzas kurdas, dejando esta tarea a las autoridades iraquíes, a pesar de que Erbil se había quejado de la falta de apoyo de Bagdad.

El pasado viernes, el presidente estadounidense, Barack Obama, autorizó a la Fuerza Aérea a llevar a cabo bombardeos selectivos sobre las posiciones del Estado Islámico en Irak y se comprometió a aumentar la ayuda militar, aunque sin tropas sobre el terreno, tras la formación de un "Gobierno inclusivo".

Washington argumenta que está intentando evitar un "genocidio"de las minorías étnicas y religiosas que habitan la región y que ya han comenzado a huir a otros países ante el imparable avance de los milicianos suníes.

El Estado Islámico ha aumentado el control sobre el territorio iraquí, a pesar de los bombardeos estadounidenses. Este lunes, la Policía ha informado de que los yihadistas han tomado la ciudad de Jalawla, 115 kilómetros al noreste de Bagdad, tras expulsar a las fuerzas kurdas.