El presidente de Ruanda anuncia que optará a un tercer mandato en 2017

Paul Kagame

La modificación de la Constitución, que en la práctica permitirá que el presidente ruandés pueda presentarse a tres elecciones más, hasta 2034, ha sido muy criticada por la oposición, organizaciones de la sociedad civil y la comunidad internacional.

El presidente de Ruanda, Paul Kagame, anunció hoy que tiene intención de presentarse a las elecciones presidenciales de 2017 para optar a un tercer mandato después de que el referendo para modificar la Constitución celebrado a mediados de diciembre saliera adelante con un 98,3 % de votos favorables.

En su tradicional discurso de Año Nuevo emitido en la televisión y la radio estatales, Kagame aseguró que se presentará a los comicios: "No me puedo negar a la petición de los ruandeses para que siga liderándolos después de 2017. Ahora es solo cuestión de seguir los procedimientos", declaró.

La modificación de la Constitución, que en la práctica permitirá que el presidente ruandés pueda presentarse a tres elecciones más, hasta 2034, ha sido muy criticada por la oposición, organizaciones de la sociedad civil y la comunidad internacional.

A este respecto, Kagame aseguró que las críticas desde el exterior seguirán llegando porque la comunidad internacional no entiende a Ruanda, aunque garantizó que, llegado el momento, habrá un traspaso de poderes pacífico en el país.

Con esta maniobra, Kagame sigue la estela de otros mandatarios africanos que han intentado modificar los textos constitucionales para continuar gobernando, a menudo con graves consecuencias para la estabilidad de sus países.

Esa fue la maniobra del expresidente de Burkina Faso Blaise Compaoré, quien finalmente fue derrocado a finales de 2014 por un histórico levantamiento popular tras casi tres décadas en el poder.

También hace unos meses el presidente de Burundi, Pierre Nkurunziza, impulsó una reforma constitucional que le permitió ser reelegido el pasado julio pese a contar con una gran oposición popular, desencadenando así un conflicto interno que se ha agravado en las últimas semanas.

Kagame, de 57 años y considerado el padre de la nueva Ruanda que surgió tras el genocidio de 1994, ha sido criticado en repetidas ocasiones por la dureza con la que ha reprimido a críticos y disidentes.