Nuevos visados y sin Sanidad pública

La Ley de Extranjería se aplicará a los 290.000 británicos de España

Unos británicos leen la portada del periódico "The Sun"en Mijas Costa en Málaga
Unos británicos leen la portada del periódico "The Sun"en Mijas Costa en Málaga

La Ley de Extranjería se aplicará a los 290.000 británicos de España

Se sienten británicos, europeos y españoles. Miles de ciudadanos de Reino Unido residen desde hace décadas en España, especialmente en la Costa delSol y en el archipiélago balear, donde, precisamente, el primer ministro británico veraneaba hasta ahora. Sin embargo, la situación de los 290.000 británicos que viven en nuestro país cambiará drásticamente tras la decisión de sus compatrioras de dar la espalda a Europa y aislarse del club común. Su libertad de movimiento, los requisitos para adquirir una vivienda y los derechos sanitarios serán algunos de los asuntos clave que marcarán, una vez se haga efectivo el Brexit, la vida de los británicos afincados en España. Así lo asegura LA RAZÓN el abogado experto en derecho comunitario, Juan Ignacio Navas, quien insiste en que «la situación es de incertidumbre total, pues al abandonar la UE, ya no queda vinculados por el Tratado de Lisboa», lo que supone una situación inédita en el la historia de la Unión. Además, todo dependerá de si Londres también abandona el Espacio Económico Europeo o no.

Sanidad

Cualquier ciudadano de la Unión Europea puede hacer uso de la tarjeta sanitaria (TSE) sin necesidad de contratar un seguro privado cuando viaja. Ahora, para los residentes británicos «cualquier tipo de cobertura que tengan estará regida por acuerdos bilaterales que se establezcan en el futuro entre ambos países. Esto genera una fuerte incertidumbre», asegura el abogado Navas.

Permiso de residencia

El ciudadano europeo lo único que necesita para moverse en el espacio común es un NIE (número de identificación fiscal), por lo tanto no se le cuestiona su residencia mientras en ella conste que proviene de un país miembro. «Por lo tanto el Brexit supondrá una consecuencia gravísima. Una vez se haga efectiva la salida de Reino Unido, la cuestion de residencias será como la de cualquier otro país, como la de Argelia o Marruecos, es decir dependerá del permiso de las licencias que gestione la nación europea en cuestión, en este caso España. Son requisitos muy complejos, a través de estudios en base al paro, bases migratorias, y por ello estarán, además, sujetos o no a la renovación temporal», explica el jurista.

Papeles de trabajo

Al igual que con las licencias de residencia, a la hora de buscar trabajo, los británicos tendrán que someterse a complejos trámites. «Habrá que recurrir a la Ley de Extranjería española, de igual modo que se aplica a cualquier persona que viene de un país fuera de la Unión. El trabajador en cuestión deberá dirigirse al cuerpo consular y reclarmar su visado de trabajo. Esto se traduce en que no gozarán de ninguna seguridad en cuanto al permiso laboral», afirma Navas. En cuanto a los que ya están aquí establecidos «se crea un vacío legal tremendo. Habrá que revisar sus permisos uno a uno. También la situación de los los jubilados. «En los países extranjeros se les suele delimitar temporalmente su residencia», dice el abogado.

Propiedades y negocios

Siguiendo la Ley de Emprendedores española, «podrán solicitar este visado los extranjeros que acrediten la adquisición de bienes inmuebles en España con una inversión de valor igual o superior a 500.000». Por lo que los británicos que desen establecer un negocio se verán perjudicados. En cuanto a la gestión de las propiedades adquiridas antes del Brexit no se verán afectadas, eso sí «se creará una situación absurda ya que las personas que habiten en estas residencias dependerán del permiso de residencia español para disfrutar de ellas», explica Navas. Además, todos los movimientos de capitales británicos estarán mucho más vigilados.

Turismo

Al tratarse de un sector al que ningún país pretende perjudicar, ya que supone una imprescindible fuente de ingresos, los británicos no necesitarán ningún permiso especial para viajar a España. Cualquier «british» puede permanecer en un país de la UE durante 90 días sin necesidad de un visado. Además, es previsible que se establezcan acuerdos bilaterales con Londres para poder prolongar esta estancia.