Internacional

Alemania se decanta por los F-35 estadounidenses para reemplazar sus Panavia Tornado de misión nuclear

El nuevo gobierno encabezado por Olaf Scholz renovará las Fuerzas Aéreas alemanas sin perder la “responsabilidad nuclear” de la que disponen en la OTAN

Alemania, Bélgica, Italia, Turquía y Países Bajos comparten la responsabilidad del “reparto nuclear” de la OTAN para la cual tiene a su cuidado unas 20 bombas nucleares de caída libre tipo B61 de diseño nuclear
Alemania, Bélgica, Italia, Turquía y Países Bajos comparten la responsabilidad del “reparto nuclear” de la OTAN para la cual tiene a su cuidado unas 20 bombas nucleares de caída libre tipo B61 de diseño nuclear AP

El nuevo gobierno de Alemania, encabezado por el socialdemócrata Olaf Scholz, ha vuelto a poner sobre la mesa al Lockheed Martin F-35 como el posible reemplazo de los Panavia Tornado de misión nuclear, los cuales deberían ser retirados del servicio activo a partir del 2025.

Luftwaffe, la Fuerza Aérea de Alemania, busca reemplazar 90 aviones Panavia Tornado de aquí a tres años, además de sus aviones más antiguos, de tal manera que su Ejército esté más renovado. A mediados de 2017, el entonces jefe de la Luftwaffe envió una petición de información a Lockheed Martin, para evaluar las capacidades del F-35 y comprobar si serían capaces de relevar a sus “Tornados”. Las Fuerzas Aéreas comprobaron que no solo se trataba de la opción tecnológicamente más avanzada de la que disponían, sino que también era relevante su capacidad nuclear, mediante el despliegue de la bomba de caída libre B61.

El ministerio de Defensa entró en colisión con la Luftwaffe y el resultado de esa puja, en favor del Gobierno, fue el cese del jefe de las Fuerzas Armadas y el descarte de los F-35, ya que el Ejecutivo alemán no consideraba como una buena opción esa adquisición a Estados Unidos. No obstante, el pasado mes de diciembre, el vicepresidente de Boeing Defensa, Espacio y Seguridad alemán. Michael Hostetter, explicaba que el país germano tiene intención de rearmar sus fuerzas armadas, entre las que se encontraba la adquisición de aviones Boeing F/A-18E/F Super Hornet y EA-18G Growler. La única duda era si el nuevo canciller Scholz, quien ganó las elecciones del pasado 26 de septiembre y sustituyó a Angela Merkel, seguiría con los mismos planes. La idea que plantea Alemania es comprar aproximadamente, además de adquiir los anteriores citados, es la compra de 90 Eurofighters, tal y como indican medios expertos.

Alemania, Bélgica, Italia, Turquía y Países Bajos comparten la responsabilidad del “reparto nuclear” de la OTAN para la cual tiene a su cuidado unas 20 bombas nucleares de caída libre tipo B61 de diseño nuclear. Para su despliegue, las Fuerzas Armadas alemanas certificaron algunos de sus Panavia Tornado para la misión de ataque nuclear. Debido a los costes adicionales y al tiempo que supondría certificar, se tomó la decisión de llevar a cabo un programa de modernización y extensión de vida útil para 85 Panavia Tornado, para que puedan operar hasta el 2030. De este modo, contarían con cinco años de margen para ir reemplazándolos en lugar de hacerlo todo de una estocada. Se adquiriría una partida de 45 SuperHornet a Boeing, de los que 15 unidades serían de la versión de ataque y guerra electrónica EA-18G Growler.

Desde Estados Unidos se explicaba que certificar los Eurofighters alemanes llevaría demasiado tiempo y, además, no estaban completamente seguros sobre sí Alemania sería capaz de cumplir sus responsabilidades de disuasión nuclear tras la desactivación de los Tornado, lo que le podría hacer decantarse a Washington por un traspaso del “reparto nuclear” de Alemania a otro miembro de la OTAN.

Según la agencia DPA, la nueva ministra de Defensa, Christine Lambrecht, ha asegurado que se llevarán a cabo estudios para determinar si el F-35A puede cumplir con las misiones nucleares del Tornado y comprobar si la propuesta de Airbus por los Eurofighter ECR es conveniente. Hace unas semanas, Finlandia ya anunció que adquirirá más de sesenta nuevos aviones de combate F-35A Lightning II de Lockheed Martin para reemplazar su envejecida flota de aviones Hornet, en parte, por su “buena calidad-precio”, como afirmaba la primera ministra, la socialdemócrata Sanna Marin, y altos mandos militares de las fuerzas finlandesas, lo que puede acercar a Alemania a decantarse por ellos.