Internacional

“Putin está perdiendo poder, su enfermedad hace que su futuro al frente del Kremlin no esté claro”

El posible mal estado de salud del presidente ruso ha despertado continuos rumores desde que comenzara la invasión de Ucrania

El presidente de Rusia, Vladimir Putin
El presidente de Rusia, Vladimir Putin FOTO: MIKHAIL METZEL / SPUTNIK / KREML EFE

La supuesta enfermedad del presidente de Rusia, Vladimir Putin, ya no es tema tabú ni para Rusia ni para la población mundial. Desde que ordenara la invasión a Ucrania el pasado 24 de febrero, no han dejado de surgir rumores acerca de la supuesta debilidad del líder ruso, y su presunto mal estado de salud sería un hándicap para su continuidad al frente del país.

Uno de los últimos en sumarse a las hipótesis es el exespía del M16 (el servicio secreto británico) Christopher Steele, quien afirmó que Putin “está perdiendo el control del poder debido a su delicada salud”. “Está dejando al Kremlin en un desorden y caos que crece a medida que avanza la guerra”, dice, en declaraciones recogidas por Daily Mail.

“Entendemos que hay un desorden y un caos creciente en el Kremlin. No hay un liderazgo político claro por parte de Putin, que está cada vez más enfermo, y en términos militares, las estructuras de mando y demás no funcionan como deberían”, dijo Steele.

El que fuera agente del M16 dice que el mandatario de 69 años necesita tomar descansos regulares para recibir tratamientos médicos y que efectivamente “no había un liderazgo político claro en Moscú”. “Lo que sí sabemos es que está constantemente acompañado por un equipo de médicos”, concluyó.

Mike Mullen, ex jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, advirtió hace unos días ue no se puede descartar que Vladimir Putin use armas nucleares en el transcurso de la guerra de Ucrania. Preguntado al respecto, el general retirado afirmó: “Es muy difícil saber qué está pensando Putin. Creo que Estados Unidos tiene que asumir la posibilidad de que use tanto armas tácticas como -Dios no lo quiera- la fuerza estratégica”.

Por otro lado, respecto a su futuro en el Kremlin, el antiguo mando de los servicios británicos, Richard Dearlove, ha dicho que “es probable que el presidente ruso esté enfermo y que será enviado a un sanatorio”, según recoge Mirror. Dearlove cree que “se habrá ido para 2023, pero para ir a un sanatorio. Y a partir de entonces ya no será el líder de Rusia”. “Esa es una manera de hacer avanzar las cosas sin un golpe”, ha añadido.