Política

¿Fin del pacto entre Hamas y la ANP?

La Razón
La RazónLa Razón

- Los últimos acontecimientos reflejan un aumento de la tensión entre Israel y Palestina. ¿Existe la posibilidad de que surja una nueva Intifada?

–No hay que descartar la posibilidad de que surja una nueva Intifada porque esto es como una especie de campo, donde empieza un fuego pequeño y luego puede propagarse cuando hay incitación, cuando los extremistas tratan de sacar el mayor provecho de ello. De ahí que no haya que descartarlo aun cuando tanto Israel como Hamas, en estos momentos, no quieren escalar las facciones y no quieren llegar a una nueva Intifada. Yo creo que no y, por ello, creo que finalmente los esfuerzos de mediación que está haciendo Egipto, en estos momentos, llevarán a un alto el fuego, aunque, obviamente, en Oriente Medio, nunca se puede prever; pero es la impresión y el deseo que tenemos aquí. Lamentablemente, el proceso de paz está algo enterrado. Prácticamente no existen contactos a nivel diplomático ni político entre Israel y Palestina, desde que el Gobierno de Mahmud Abás decidió unirse con Hamas, ya que nosotros no negociamos con grupos terroristas.

- Con respecto a las críticas y rupturas que se están sucediendo dentro del Gobierno de Israel, acusado de «indulgente con los cohetes lanzados por palestinos» por parte del canciller Lieberman, ¿cree usted que Netanyahu va a seguir manteniendo la estrategia de contención?

–Sí, francamente, sí. Yo creo que Netanyahu, junto con el ministro de Defensa de Israel, tiene una actitud de mucha responsabilidad frente a una actitud de Lieberman y otros ministros más extrema, de tomar acciones más populistas. Yo creo que hay que mantener la calma, no hay que apresurarse a tomar medidas extremas, como entrar nuevamente en la franja de Gaza. Eso es una medida extrema, y yo creo que la situación no lo justifica aún. Ahora, si la escalada continúa (en las últimas 24 horas creo que hubo 30 cohetes sobre Israel), habrá que considerarlo. Por el momento, yo creo que Netanyahu continuará con su política de moderación y de contención.

- ¿Es posible, si la desescalada no se produce, que se lance una operación terrestre sobre la franja de Gaza?

–No. Está siempre en las cartas, siempre es una posibilidad, pero tendríamos que haber visto, por ejemplo, un aumento de fuerzas considerable de Israel frente a la franja de Gaza, concentrando fuerzas para atacar. Yo creo que la política de Israel continúa siendo, en estos momentos, de ataques aéreos puntuales a aquellos lugares en los cuales se disparan cohetes y no llegar a una acción en el terreno aún.

- ¿Qué puede desactivar el eventual conflicto? ¿Debe Al Fatah romper el Gobierno de coalición con Hamas?

–Es muy difícil prever hacia dónde vamos, pero yo diría lo siguiente: si el Gobierno palestino de Mahmud Abás decide desvincularse de la parte terrorista, de Hamas, ello, probablemente, provocaría en Israel una respuesta positiva y una reanudación de las conversaciones con los palestinos. Pero yo creo que es imprescindible que, para ello, los palestinos adopten esta actitud de decir: «Nosotros no estamos con Hamas, no estamos en la vía del terror», y ahí encontrarían a Israel dispuesto. No sé. Hay tensión en el ambiente, en el medio ambiente, en el aire y la situación es compleja, como siempre aquí, en estos barrios.

*Ex embajador de Israel en España y Andorra. Preguntas elaboradas por C. de Odriozola