Política

Hamás asegura no haber recibido ninguna propuesta de alto el fuego

Hamás aseguró hoy en Gaza que no ha recibido ninguna oferta de alto el fuego por parte de Israel u otras instancias internacionales, por lo que seguirá "haciendo lo que sea necesario para seguir protegiendo al pueblo"palestino. Así lo confirmó a Efe en Gaza el portavoz de Hamás, Sami Abu Suhri, quien señaló que "nosotros no tenemos nada, no hemos recibido ningún papel, no nos importa lo que Israel haya decidido", en relación al alto el fuego decretado por Israel a propuesta de Egipto.

Por ello, "nosotros haremos lo que sea necesario para seguir protegiendo al pueblo"de los ataques de Israel, agregó el dirigente de Hamás,

Para Abu Zurhi, no parece aceptable decir que "Israel detiene el fuego, después de ocho días bombardeando (la Franja de Gaza) y matando a cerca de doscientas personas".

Además, el dirigente de Hamás, señaló al respecto de este alto el fuego adoptado unilateralmente por Israel "no supone que haya ganado o perdido"nadie en este conflicto.

"Simplemente vamos a seguir con nuestra lucha hasta que acabe la ocupación de los territorios palestinos. Esta es la verdadera victoria para nosotros", precisó

Israel aceptó hoy la propuesta para un alto el fuego con las facciones armadas en Gaza planteada por Egipto y decidió cesar las hostilidades desde las 9:00 hora local (6:00 GMT).

Egipto presentó el lunes una iniciativa para dar una salida al conflicto entre Israel y el movimiento islamista palestino Hamás, que estipula la tregua entre ambos bandos a partir de esta mañana y reuniones en El Cairo en los próximos días.

El plan llama a todas las partes a "un alto el fuego inmediato", de cualquier operación aérea, terrestre y marítima.

La ofensiva israelí

La ofensiva israelí se inició tras semanas de tensiones catalizadas por el secuestro y asesinato de tres jóvenes israelíes en los alrededores de Hebrón. Durante los días siguientes las fuerzas de seguridad de Israel lanzaron una operación de búsqueda en la que murieron nueve civiles palestinos en Cisjordania, así como varios más en intercambios de disparos en la Franja de Gaza.

La situación se deterioró después de que un adolescente palestino fuera secuestrado y quemado vivo en el Bosque de Jerusalén por un grupo de israelíes que presuntamente actuaron en venganza por el suceso previo. Al menos tres de los seis detenidos han confesado haber participado en el asesinato.

Finalmente, el 8 de julio se inició la operación 'Margen Protector' contra Hamás, al que Israel acusa de estar detrás de la muerte de los tres jóvenes israelíes, si bien la formación lo ha negado y Tel Aviv no ha aportado pruebas que respalden sus acusaciones. La autoría del suceso fue reclamada por el brazo armado de Al Fatá, las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa.

Naciones Unidas informó sobre numerosos ataques por parte de las fuerzas israelíes contra la Franja de Gaza antes de la actual escalada del conflicto. En base a estos datos, los bombardeos y disparos de tanques registrados entre el 11 de junio y el 6 de julio mataron a doce presuntos milicianos y un niño e hirieron a 30 personas, fundamente civiles.

Estos ataques provocaron daños a once escuelas, un pozo del que dependían 15.000 personas, un centro de salud y un almacén gestionado por la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA).