La huella del «narco»

¿Es la primera vez que se produce un ataque con violación contra extranjeras?

–Es la primera vez que se registra un ataque así. Pero no es algo nuevo. Acapulco siempre ha sido una ciudad insegura. El desarrollo urbanístico irregular ha generado muchos cinturones de pobreza y ha hecho de la violencia juvenil un fenómeno exponencial.

¿Este asalto a turistas españoles lleva la firma del «narco» o son delincuentes comunes?

–No fueron delincuentes comunes. El modo de operar de los asaltantes, portando pistolas, está más ligado al narcotráfico. En los años noventa, Acapulco ya era una de las ciudades más inseguras. Pero a partir de 2005 y 2006, con la guerra al narcotráfico declarada por el Gobierno, las organizaciones criminales de la droga armaron y reclutaron a los jóvenes pandilleros.

Acapulco ha sido el destino del turismo internacional durante muchos años. ¿Cuándo y por qué dejó de ser el paraíso para los extranjeros?

–A finales de los años noventa dejó de ser un destino atractivo para el turismo extranjero, especialmente para los norteamericanos. Se abusaba de ellos en el servicio y en el precio. Además, tras la aparición de nuevos destinos turísticos como Cancún, el Gobierno dejó de invertir en los servicios básicos de Acapulco, propiciando un deterioro de la ciudad. Ahora se ha quedado como el balneario del turismo nacional, especialmente de la gente de la capital.

¿El despliegue del Ejército ha frenado la violencia?

–El Ejército está en las zonas turísticas, no en las colonias pobres, donde ni siquiera la Policía se atreve a entrar en muchos casos.