Actualidad

La Policía detiene al conductor del camión con 39 cadáveres de camino a Londres

Mo Robinson, un norirlandés de 25 años, está detenido por su supuesta relación con las muertes

Las fuerzas de seguridad británicas han localizado 39 cadáveres en el interior de un camión en una zona empresarial de Essex, Inglaterra, y han detenido al conductor del vehículo.

Publicidad

El condado de Essex, al sureste de Inglaterra, se convirtió ayer en el escenario de un terrible suceso después de que las autoridades hallaran los cuerpos sin vida de 39 personas en un camión de transporte de mercancías. El conductor del vehículo, un hombre de 25 años natural de Irlanda del Norte, fue arrestado bajo sospecha de asesinato. La policía local y los medios identificaron a este individuo como Mo Robinson, de Portadown en County Armagh. En su perfil de Facebook se presenta como conductor de camiones y publica numerosas fotografías de él subido en un Scania, un camión de gran tonelaje de fabricación sueca, el mismo modelo que transportaba a los inmigrantes. Incluso aparece la misma pegatina con el eslogan «El último sueño» que se podía ver en el camión precintado. Los primeros datos preliminares de la investigación apuntan a que se trata de un caso de tráfico de inmigrantes en situación ilegal.

Los cadáveres corresponden a 38 adultos y un adolescente. La Policía de Essex señaló ayer que, por el momento, se desconoce la nacionalidad y el género. Pero advirtió que se trataría de un largo proceso de investigación. En este tipo de circunstancias, las víctimas no portan ningún tipo de documentación y es arduamente complicado esclarecer sus identidades.

Ninguna de las personas que viajaban en el contenedor del camión sobrevivió. Según la prensa británica, se trataba de una unidad frigorífica donde las temperaturas pueden llegar a los -25 grados. El macabro hallazgo tuvo lugar en la madrugada de ayer en una zona industrial denominada Waterglade Industrial Park, en la localidad de Grays; cerca del río Támesis a 30 kilómetros de Londres. Poco después de la 1.40 de la madrugada, la Policía de Essex recibió una llamada del servicio de ambulancias. Las autoridades no explicaron ayer por qué se trasladó allí primero el servicio sanitario. En cualquier caso, no se pudo hacer nada por salvar a las víctimas.

Publicidad

Al cierre de esta edición, el polígono industrial seguía acordonado prohibiendo el acceso de los trabajadores de la zona industrial, cerca de una concurrida zona de paso entre los condados de Essex y Kent.

Según las autoridades, el camión provenía de Bulgaria y habría entrado en Reino Unido a través de Bélgica. Los investigadores trabajan con la hipótesis de que el camión viajó desde Zeebrugge, Bélgica, hasta el puerto de Purfleet en el este de Inglaterra. Después atracó en el puerto de Tilbury en el área de Thurrock en torno a las 12:30 durante unos 35 minutos antes de retomar la ruta, señaló la Policía de Essex en un comunicado. Inicialmente la Policía creía que había entrado por el puerto de Holyhead (norte de Gales, a 497 kilómetros del lugar del hallazgo de los cadáveres, Grays) el pasado 19 de octubre. A dicho puerto, normalmente llegan los barcos procedentes de la República de Irlanda.

Publicidad

Ninguna de las dos rutas es la más habitual pero el desvío podría responder al aumento de los controles en las aduanas de Dover en Inglaterra y en Calais en Francia.

El miércoles por la noche, el Ministerio de Exteriores de Bulgaria afirmó que el camión está registrado en su país. En concreto en la ciudad portuaria de Varna, en el Mar Negro, en una propiedad de una mujer de Irlanda. «Nuestra embajada está en contacto con las autoridades locales y está revisando el caso», matizó.La noticia causó gran conmoción en Reino Unido y recordó a otro trágico episodio que tuvo lugar en el año 2000, cuando se encontraron los cadáveres de 58 inmigrantes chinos en el contenedor de un camión en la ciudad costera de Dover. El conductor, de nacionalidad neerlandesa, fue juzgado y encarcelado por asesinato múltiple.

El director ejecutivo de la Asociación de Transporte por Carretera (Road Haulage Association) en Reino Unido señaló que estas tragedias «resaltan el peligro de las bandas de tráfico de inmigrantes en camiones».

Publicidad

Tras conocerse el suceso, el primer ministro británico, Boris Johnson, dijo sentirse «horrorizado» y abogó por perseguir «a todos los que trafican con seres humanos», en alusión a la posible vertiente migratoria de los hechos, aunque, al cierre de esta edición, esta teoría aún no había sido confirmada oficialmente por las autoridades. «Es duro ponernos en la piel de los efectivos de emergencia cuando abrieron el contenedor del camión y presenciaron el crimen atroz que había tenido lugar», lamentó.

Por su parte, el líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, recalcó: «¿Podemos pensar por un momento en cómo debían encontrarse esas 39 personas, obviamente en una situación desesperada y peligrosa, para que sus vidas terminen sofocadas hasta la muerte en un contenedor?». Al cierre de esta edición, el conductor del camión continuaba siendo interrogado por la Policía.