Los demócratas cierran filas contra Trump

Arranca en Filadelfia la convención que lanzará a Clinton como candidata a la Casa Blanca

Una votante demócrata durante un acto electoral celebrado el sábado en Miami (Florida)
Una votante demócrata durante un acto electoral celebrado el sábado en Miami (Florida)

Arranca en Filadelfia la convención que lanzará a Clinton como candidata a la Casa Blanca

La convención demócrata arranca hoy en Filadelfia. Después de que los republicanos acapararan la pasada semana toda la atención, le toca ahora el turno a Hillary Clinton, quien se esfuerza por transmitir un mensaje de unidad a sus votantes. La candidata, preocupada porque las sospechas de ruptura interna le hagan perder fuerza ante Donald Trump, está apostando decididamente por lanzar un discurso plagado de optimismo y que huye del alarmismo republicano. Como primer gesto para proyectar esa imagen de unidad, cedió a su rival en las primarias, Bernie Sanders, la primera jornada de la gran fiesta del partido.

El lema de la noche, «Juntos Más Fuertes», simboliza también la meta de la que será la nominada demócrata, quien ratificará hoy su programa, del que se espera un acercamiento a la izquierda para satisfacer a los votantes de Sanders en su maniobra de fortalecer al partido frente al magnate. Sin embargo, existen divisiones que se pusieron de manifiesto tras la filtración de los correos electrónicos del Comité Nacional Demócrata en las que se muestran las conspiraciones del personal contra el senador de Vermont. Ayer Sanders pidió la dimisión de la presidenta del Comité, Debbie Wasserman Schultz, que será sustituida por Marcia Fudge tras ka convención. «No creo que esté cualificada para presidir el DNC [Comité Nacional Demócrata, por sus siglas en inglés]. No sólo por los e-mails, también porque necesitamos un partido que llegue a la clase trabajadora y a la gente joven, y no creo que su estilo haga eso», indicó Sanders. Éste, que apoyó oficialmente a Clinton hace unos días, dejó claro que el asunto de estos correos electrónicos no cambiará su respaldo a la ex jefa de la diplomacia estadounidense. Una polémica que el jefe de campaña de Clinton, Robby Mook, ha intentado desviar del foco mediático, asegurando que todo ha sido obra de los rusos en un intento de «ayudar al candidato republicano, Donald Trump». «No creo que sea coincidencia que se hayan publicado en la víspera de la convención demócrata», reconoció Mook.

Mientras tanto, las filas demócratas se esfuerzan para que nada enturbie su momento. En esta primera jornada de la convención tendrá especial interés el discurso de Michelle Obama. Otra de las intervenciones estrella será la de Astrid Silva, de Nevada, de padres indocumentados, y cuya intervención deja muy clara la agenda demócrata en defensa de una reforma migratoria contra los planes de los republicanos de levantar un muro entre México y Estados Unidos. Mañana participará Bill Clinton, de quien esperan que simbolice los tiempos de bonanza económica. Clinton hará ese día un claro guiño a los votantes más liberales del partido, invitando a los afectados por la violencia policial a narrar sus incidentes.

El miércoles intervendrán el candidato a vicepresidente, Tim Kaine, conocido por sus políticas liberales y su dominio del español; el presidente Barack Obama y el vicepresidente Joe Biden. Obama se empleará a fondo para que su gran enemiga en 2008 preserve su legado en la Casa Blanca. El jueves será la gran noche de Clinton, esa que lleva años esperando.