África

Los rebeldes tuareg anuncian su aceptación de un acuerdo marco con Bamako

Los rebeldes tuareg del Movimiento Nacional de Liberación de Azawad (MNLA) anunciaron hoy su adhesión a un acuerdo marco propuesto por mediación de Burkina Faso para alcanzar una solución al conflicto que mantienen abierto con el Gobierno de Mali.

Los rebeldes tuareg del Movimiento Nacional de Liberación de Azawad (MNLA) anunciaron hoy su adhesión a un acuerdo marco propuesto por mediación de Burkina Faso para alcanzar una solución al conflicto que mantienen abierto con el Gobierno de Mali.

"El MNLA informa a la opinión pública nacional e internacional de que por el interés supremo de Azawad (nombre que dan a la región del norte de Mali), por la supervivencia de Azawad y por la seguridad de la población civil, el MNLA acepta, tal cual, el acuerdo marco de Uagadugu", la capital de Burkina Faso, se asegura en un comunicado difundido hoy en su página web.

El ministro de Exteriores de Francia, Laurent Fabius, anunció hoy hoy en Madrid la existencia de dicho "proyecto de acuerdo"en Mali que debe ser aceptado ahora por Bamako y que, en caso de aprobarse, sería, a su juicio, una "excelente base de reconciliación".

Asimismo, según el comunicado difundido hoy por el MNLA, el Alto Consejo de Azawad (ACA), creado recientemente por notables tuareg del norte de Mali, también se ha adherido al acuerdo marco.

Para el grupo rebelde, que controla parte de la región maliense de Kidal desde el pasado enero, este proyecto permitiría la celebración de elecciones presidenciales, previstas para el 28 de julio, como paso previo a unas "negociaciones políticas encaminadas a lograr un estatuto jurídico para Azawad".

El anuncio coincide también con el viaje del ministro de Exteriores de Burkina Faso, Djibrill Bassolé, a Bamako para intentar avanzar en las negociaciones entre las autoridades malienses y los grupos tuareg rebeldes.

Según informaron fuentes oficiales de Burkina Faso, Bassolé viaja acompañado de representantes de la Unión Europea (UE), Francia, la ONU y la Unión Africana (UA) y tiene previsto reunirse con el presidente interino de Mali, Dioncounda Traoré.

Asimismo, estos nuevos contactos se producen una semana después de que el Ejército maliense lanzara una ofensiva militar contra el MNLA y le arrebatara la ciudad de Anefis, situada a unos 150 kilómetros de Kidal.

El proyecto de acuerdo entre Bamako y los rebeldes, según explicó Fabius, respeta la integridad y la unidad del país, prevé elecciones a finales de julio, define las condiciones en las que la Administración y el Ejército podrían volver a la región de Kidal, y qué hacer para tomar en cuenta la especificidad del norte del país.

Fabius ya indicó que el principio de acuerdo había sido aceptado por el MNLA y precisó que ahora estaba siendo examinado por Dioncounda Traoré.

El pasado lunes, Bassolé dijo que el gobierno de Bamako exige poder desplegar sus fuerzas de seguridad en Kidal y que, "en principio", ambas partes están de acuerdo en ese punto.

El MNLA tomó el control de Kidal y parte de su región el pasado enero, aprovechando la huida de los grupos radicales islámicos que controlaban la zona y que fueron expulsados por las tropas francesas que acudieron a Mali en apoyo del gobierno de Bamako.

Esta es la única región del norte del país sobre la que los responsables de Bamako aún no han recuperado su autoridad desde la intervención militar que encabezó Francia el pasado enero.