Trump se lanza a 2020

La Razón
La RazónLa Razón

La campaña electoral ha comenzado. El presidente norteamericano arriba a su mejor terreno, el que domina con naturalidad. Dos temas fundamentales de la campaña y un solo estilo: la economía vinculado al tema de empleos y, el segundo: la inmigración. Su estilo, el único que sabe: la confrontación. Es indudable que los números le favorecen ampliamente. En 50 años, no se habían registrado desempleo tan bajo (3.6%), los salarios reales crecen a una tasa del 1.6%, y, en el último trimestre, el crecimiento del PIB superó el 3%. En su discurso de lanzamiento, Trump apeló al miedo asegurando que una derrota en 2020 causaría un desplome de la economía. Como buen populista y concibiendo la política como confrontación y no como consenso, el único candidato republicano se encargará de construir un mensaje que lleve la contienda a la polarización. Los grises atentan en contra de su apuesta, los términos medios podrían alejar a sus feligreses más enceguecidos. Así, hará que los norteamericanos tengan que elegir entre el socialismo –uno cercano al comunismo– y la prosperidad económica. El contrincante que más le puede beneficiar es Bernie Sanders, demócrata de extrema izquierda y antisistema quien ha asegurado que a esta elección hay que polarizarla. El beneficio sería mutuo, a ambos les interesa el escenario de los polos irreconciliables, de las noticias falsas.

Trump eligió Florida para su anuncio. El voto latino resulta clave y la campaña digital y de micro targeting será fundamental. Según el portal de noticias «Axios», ésta ha sido una de las principales razones por las que Trump eligió Orlando. Construir una base de datos con los votantes y dirigir los mensajes apropiados a segmentos específicos será uno de los grandes retos de la nueva campaña «Keep America Great Again». Según la encuestadora Quinnipac, solo en el Estado de Florida, la candidatura demócrata aventaja a Trump en 10 puntos porcentuales. Tanto Joe Biden –vicepresidente con Barack Obama– como Sanders le sacan casi un 10% de ventaja. Saben que este Estado, reconocido como un «swing state» (Estado veleta), es clave para conseguir la reelección. Aunque resta año y medio, resulta urgente consolidar su base electoral allí. El magnate presidente de los Estados Unidos no desaprovechará oportunidades para descalificar a sus adversarios. En contra de todo manual de comunicación política clásico, Trump, con toda seguridad, emprenderá una campaña disruptiva, sorprendente y conflictiva. Solo así, se sentirá cómodo y logrará que su adversario hable su idioma y responda en sus códigos. El muro, la inmigración y los dígitos económicos colmarán sus titulares en los meses venideros.

Director general de Motta Focus

motta@mottafocus.com/@mottafocus