Política

Trump atrasa 90 días su guerra comercial total contra China

Los aranceles del 25% previstos para enero no entrarán en vigor tras el compromiso de Xi para importar más

Trump y Xi Jinping / Reuters
Trump y Xi Jinping / Reuters

Los aranceles del 25% previstos para enero no entrarán en vigor tras el compromiso de Xi para importar más.

El palacio Dohau inspirado en el Château du Marais es un lugar para leyendas y cuentos. Inspiró a escritores, poetas y demás bohemios de la década del siglo pasado. Dicen que en sus 130 habitaciones habitan fantasmas e, incluso, que en sus jardines, hay un tesoro enterrado. Ayer en su libro de firmas se estamparon dos rúbricas que marcaron el destino económico del planeta: el presidente estadounidense, Donald Trump, y su homólogo chino, Xi Jinping, pactaron una tregua.

Allí, al lado de una de las fuentes que divide los tres niveles de los majestuosos jardines del palacio, China y EE UU acordaron un cese al fuego en su guerra comercial: no aumentarán los aranceles. La comunidad internacional respiró tranquila, un poco de calma en mitad de «la tormenta» que azota «costas finacieras».

Trump dejará los aranceles sobre las importaciones chinas por un valor de 200.000 millones en una tasa del 10% y acordó no aumentarlas al 25% «en este momento», indicó la Casa Blanca en un comunicado. «China acordará comprar una cantidad aún no determinada, pero muy importante, de productos agrícolas, energéticos, industriales y otros productos de Estados Unidos para reducir el desequilibrio comercial entre nuestros dos países», agregó. «China acordó comenzar a comprar productos agrícolas a nuestros agricultores de inmediato».

Los dos líderes también quedaron en iniciar de inmediato charlas sobre cambios estructurales en las transferencias de tecnología forzadas, la protección de la propiedad intelectual, las barreras no arancelarias, intrusiones y robos cibernéticos, los servicios y la agricultura, añadió la Casa Blanca. Ambos países acordaron que intentarán que esta «transacción» se complete en los próximos 90 días, pero si eso no sucede, los aranceles del 10% se elevarán al 25%.

«La discusión sobre temas económicos y comerciales fue muy positiva y constructiva. Los dos jefes de Estado llegaron a un consenso para detener el aumento mutuo de las nuevas tarifas», afirmó el máximo diplomático del Gobierno chino, el consejero de Estado Wang Yi. Las dos partes «intensificarán las negociaciones» hacia la eliminación total de todos los aranceles adicionales, agregó. «Las dos partes acordaron abrir mutuamente sus mercados, y mientras China avanza en una nueva ronda de reformas, las preocupaciones legítimas de EE UU pueden resolverse progresivamente», reiteró Wang.

Los anuncios se produjeron después de que Trump y Xi se reunieron con sus ayudantes en una cena de trabajo al final de una reunión de dos días de líderes mundiales en Buenos Aires, en sus intentos por apaciguar una disputa que desconcertó a los mercados financieros mundiales y afectó a la economía mundial. El objetivo de China era persuadir a Trump de que abandonara los planes para aumentar los aranceles de 200.000 millones en productos chinos al 25% en enero, desde la tasa del 10% actual. Trump había amenazado con hacer eso, y posiblemente agregar aranceles sobre 267.000 millones en importaciones, si no había progreso en las conversaciones.

Con Estados Unidos y China en conflicto por el comercio, los mercados financieros se moverán al resultado de las conversaciones, consideradas como la reunión más importante de los líderes de Washington y Pekín en años. El encuentro se produjo poco después de que el Grupo de las 20 mayores economías del mundo respaldara una revisión de la Organización Mundial del Comercio (OMC), que regula las disputas comerciales internacionales, marcando una victoria para Trump, un crítico acérrimo de la organización.

Reducción del PIB mundial

De no revertir esta incipiente guerra comercial entre las dos grandes potencias económicas del planeta habrá consecuencias en la economía mundial. La directora general del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, advirtió sobre la «necesidad urgente de suavizar las tensiones comerciales, dar marcha atrás a los recientes aumentos de aranceles». Todo esto «ha empezado a tener repercusiones negativas», remató Lagarde. El FMI advirtió que a corto plazo, el PIB mundial podría sufrir una reducción de 0,75% para 2020 si continúan las restricciones al comercio.

También en el contexto de la Cumbre del G20, China y Argentina firmaron treinta acuerdos en áreas como economía, comercio y exportaciones, así como varias iniciativas de diferente índole, después de una reunión entre los presidentes Mauricio Macri y Xi Jinping, quien llamó a «abrir una nueva era» en las relaciones. Después del encuentro en la residencia oficial de Macri, el líder chino indicó que China y Argentina son Estados «relevantes» que deben «fomentar el multilateralismo y el libre comercio» frente al actual «panorama mundial intrincado».