¿Miedo a fallar en el sexo? Este es uno de los grande problemas de los españoles

La parte psicológico tiene más importancia de lo que piensas.

El miedo a fallar en las relaciones íntimas, una causa cada vez mayor de los problemas sexuales.
El miedo a fallar en las relaciones íntimas, una causa cada vez mayor de los problemas sexuales.

Si has llegado hasta aquí es que a ti también te ha pasado. Aunque a veces sea un tema tabú, el sexo y los problemas que tenemos cada vez son mayores. El estrés, las prisas, el miedo a no fallar... Hay un aumento considerable de hombres que acuden a terapia sexual para tratar los problemas que tienen en la cama desde un punto de vista psicológico. Y no lo decimos nosotras, nos lo explican los expertos en salud sexual masculina de Boston Medical Group, ellos nos explican cómo afecta a la vida cotidiana y cómo se puede trabajar para acabar con ese miedo al fracaso y recuperar una actividad sexual plena. ¿Preparado?

“Los hombres vienen cada vez más a nuestra consulta para tratar trastornos sexuales relacionados con factores psicológicos, normalmente asociados al miedo a ‘no rendir’ o ‘no dar la talla’ en las relaciones íntimas”, explica la sexóloga Constanza Isabella Bartolucci.

Ese temor aparece ante las expectativas generadas por la opinión general de cómo debe ser un encuentro sexual pleno, y ante la exigencia social actual que se ha extendido sobre el rendimiento sexual que “ha generado ideas erróneas de cómo debe ser nuestro funcionamiento sexual y cuáles son las coreografías sexuales que debemos seguir y disfrutar. Todo esto eleva las expectativas y, por consiguiente, la frustración al no lograrlo”.

En este sentido, la sexóloga añade que “un problema sexual puede tener un gran impacto en la calidad de vida de las personas, ya que la sexualidad es un elemento fundamental de la identidad. Además, en el caso de los hombres puede repercutir en su autoestima y su autoimagen por factores socioculturales asociados a su masculinidad”.

La terapia combinada, la más efectiva

Para el tratamiento los problemas o disfunciones sexuales masculinas, la terapia combinada suele ser el abordaje más efectivo porque permite tener una mirada desde diferentes especialidades que se necesitan para mejorar la sexualidad. Se trata de aplicar una serie de técnicas terapéuticas variadas tanto de la psicoterapia como de la farmacología, según sea el caso, para abordar la Disfunción Eréctil y la Eyaculación Precoz desde una perspectiva integral, es decir, considerando los aspectos biológicos, psicológicos, culturales y relacionales de la sexualidad.

Es importante recalcar que “no hay que separar el tratamiento entre una parte psicológica y orgánica, sino realizar un tratamiento integral, considerando la sexualidad como un todo, abordando los aspectos biomédicos, psicológicos, relacionales y socioculturales”.

Un denominador común en las disfunciones sexuales es la ansiedad que genera el miedo a fallar en las relaciones íntimas, por lo que una de las bases para combatirlo son las técnicas de relajación. En los casos de Eyaculación Precoz también se incluyen una serie de ejercicios para aprender a modular la excitación y controlar el reflejo eyaculatorio.

Escuchar a la persona es fundamental

Lo más importante para abordar de forma personalizada un problema sexual es saber escuchar al paciente Por ejemplo, conocer cuál es su historial sexual, preguntarle qué lo ha motivado a consultar, qué desea lograr a través de la terapia sexual, o cómo es su día a día. Según la experta, “todos estos elementos nos permitirán comprender las creencias, ideas, temores, expectativas y motivaciones que la persona tiene, así como conocer parte de su vida, para poder adaptar el tratamiento a su necesidades”.

El ritmo de vida de las personas ha cambiado debido al trabajo, las labores del hogar o el cuidado de los hijos, lo que desemboca en el día a día sea más difícil encontrar momentos íntimos con la pareja. “Son elementos que muchas veces no nos dejan espacios para el placer en lo cotidiano, lo que hace muy difícil facilitar la sexualidad en ese contexto”.

Sin embargo, es clave también contar con una persona de apoyo cuando hay situaciones de trastorno sexual. De hecho, uno de los principales factores que influye para poner solución a problemas sexuales es la confianza para hablar con la pareja si se tienen relaciones estables. “En estos casos, si existe un problema sexual, este siempre termina afectando a los dos, por lo que ambos son responsables y han de buscar una solución en conjunto”, concluye la sexóloga Bartolucci.