El ostracismo de María Teresa: sus hijas y nietas toman las riendas del clan Campos

  • El ostracismo de María Teresa: sus hijas y nietas toman las riendas del clan Campos

Tiempo de lectura 2 min.

30 de septiembre de 2018. 04:49h

Comentada
José de Santiago.  29/9/2018

Es la matriarca, la que siempre ocupó el primer plano de la actualidad, pero en los últimos tiempos María Teresa Campos se ha visto desplazada por sus dos hijas. Carmen, la benjamina, es la nueva estrella de la televisión tras un cambio físico espectacular en el que, gracias al quirófano benefactor, le han «arreglado» la cara y le eliminaron una papada que le traía por el camino de la amargura. Lo próximo, al parecer, son los glúteos. Mientras se decide, ameniza con éxito la novela familiar: el último programa dedicado en exclusiva a su papada triplicó los malogrados datos de audiencia del «reality».

En lo que se refiere a la primogénita, Terelu, estamos a la espera de que en octubre se someta a una mastectomía unida a una reconstrucción de pechos. Mientras tanto, pelea para que su hija, Alejandra, no se convierta en carne del papel cuché. La relación entre ambas no pasaría por su mejor momento, ya que la decisión de la joven de 18 años de abandonar el nido familiar para irse a vivir con su novio (se han mudado a un piso en el madrileño barrio de Malasaña) no cuenta con el beneplácito de Terelu. Tampoco con el de María Teresa, que ve precipitada la independencia de su nieta. Ella continúa a la espera de que en Telecinco le den el programa de su despedida profesional, uno de grandes entrevistas a los personajes más reconocidos del panorama nacional, que podría comenzar con una larga charla con Isabel Pantoja. Sin embargo, la oferta sigue sin llegarle y la jubilación «a lo grande» que planea permanece en «stand-by». En esta etapa de abstinencia televisiva está encontrando en su pareja, Edmundo «Bigote» Arrocet, el mejor paño de lágrimas, pese a que su noviazgo no ha estado libre de constantes rumores de infidelidad por parte del humorista chileno. Dicen que la matriarca no esconde su frustración en su círculo más íntimo, aunque ante los ojos del mundo aparente la mayor tranquilidad. Aunque no trabaje, ella sigue cobrando de la cadena, gracias a la cual a Carmen le ha salido gratis la papada. En Telecinco están dispuestos a financiarle todo: sus retoques estéticos y el «coach» que le ayudará a perder los kilos de más, así como las futuras intervenciones estéticas de Terelu. Y es que, al contrario que su madre, las cotizadas hermanas Campos no se resignan a caer en el ostracismo.

Últimas noticias