Paula Vázquez y Kim Basinguer, unidas por el bisturí

La sorprendente transformación de imagen de ambas ha causado un aluvión de críticas

Kim Basinger
Kim Basinger

La sorprendente transformación de imagen de ambas ha causado un aluvión de críticas

No me extraña que el cambio de imagen de Paula Vázquez haya hecho saltar chispas en las redes sociales. Ella vive por y para las redes, si tenemos en cuenta que no pasan ni tres días sin que cuelgue una fotografía suya en sus perfiles de twitter o Instagram. A principios de este mes, Paula celebraba su regreso a la televisión con un “Ya estoooy aquiiiiii” encabezando una fotografía de la presentación de su nuevo programa. Dos días después, echando mano del sentido del humor, colgó un vídeo con la cara pintada en el que dice: “No entiendo porqué dicen que me he retocado la cara, no sé a qué se refieren, no sé, de verdad, creo que sois unos exageraos, hala, un beso, ji jiji” en el cuál tan sólo obtuvo 8 retweets y 75 me gustas, de sus 296K de seguidores. Lo que no entiendo es ¿cómo queda ante su público una persona que desmiente lo evidente? Realmente queda como un mitómano, aunque no creo que el trastorno de Paula sea de comportamiento, creo que más bien se trata de una distorsión sobre la percepción que tiene de sí misma ante el espejo, causada por lo que se viene llamando “la tiranía de la imagen”, que está haciendo estragos entre muchas actrices y famosas que viven de su imagen.

Si lo que Paula deseaba era recuperar la imagen de hace 14 años, la que lucía en el programa “La isla de los famosos”, donde deleitaba a los espectadores exhibiendo palmito con unos bikinis de infarto, he de decir que su figura si sigue siendo de 10, pero, en mi opinión, lo peor es la pérdida de frescura en la expresión de su rostro ahogado en un exceso de ácido hialurónico que, además, no necesitaba. Le he pedido al doctor Ángel Martín, director médico de la Clínica Menorca y gran experto en Medicina Estética, pues ya son más de 25 años los que tiene de experiencia en consulta que, a la vista de las fotografías, me comente cuáles son los retoques estéticos que podría haberse hecho la gallega y la lista es la siguiente:

-Una miniliposucción para marcar el hoyuelo del mentón. Para este retoque no es necesario entrar en quirófano, se puede realizar en una sala blanca. Se realiza con anestesia local y se utiliza una minicánula para aspirar la grasa y dar forma al mentón.

-Relleno en los surcos nasogenianos y en las comisuras de los labios para eliminar arrugas de expresión. El producto de relleno puede ser ácido hialurónico o ellansé, que es un relleno dérmico con microesferas de PLC que ofrece la posibilidad de ajustar la duración de los resultados entre uno y cuatro años y que además regenera de forma natural creando nuevo colágeno que perdura en el tiempo.

-Ha vuelto a retocar la punta de la nariz para afinar y reducir su tamaño. Es el segundo retoque que, por otra parte, no me extraña, porque el resultado del primero no resultó del todo favorecedor. La técnica consiste, según el doctor Martín, en eliminar parte del esqueleto óseo cartilaginoso y se realiza a través de incisiones que se practican en el interior de la nariz que no dejan ninguna cicatriz externa visible. Es una cirugía ambulatoria que se realiza con anestesia local y sedación.

-Bioplastia en los pómulos y en el ángulo mandibular. Éste es un tratamiento muy demandado, que permite recuperar los rasgos perdidos y retrasar el proceso de envejecimiento, invirtiendo los volúmenes para aportar mayor equilibrio y belleza al rostro. Hace falta pericia y un buen sentido estético para dar forma al rostro con infiltraciones que pueden ser de ácido hialurónico, hidroxiapatita de calcio o microesferas de PLC.

-Para combatir la flacidez se ha puesto hilos de ácido poliláctico (PLA), que tensan la piel y son tan efectivos y demandados que ya no recuerdo ni por qué generación van. Son reabsorbibles, biocompatibles y biodegradables e incrementan la estimulación de colágeno realizando, además de un efecto lifting, una acción regeneradora.

-La falta de arrugas de expresión en la frente son fruto de haber aplicado Toxina Botulínica.

A la que también parece habérsele ido de las manos los retoques estéticos es a la sexagenaria Kim Basinger, mito sexual de los 80, que sorprendió en el estreno de “Cincuenta sombras más oscuras” con una imagen prácticamente irreconocible. Es otra “celebritie” que quiere ganarle la batalla al tiempo. Aficionada al bótox y al bisturí, ya que ha pasado por quirófano en varias ocasiones-, los resultados son cada vez menos favorecedores.

En primer lugar, se ha sometido a un lifting de cara y cuello que le ha estirado tanto que la intérprete de “Nueve semanas y media” se ha convertido en una caricatura de sí misma. Muchas veces ese es el precio que se paga por hacer desaparecer cualquier arruga del rostro cumplidos los 63. Sin embargo, éstos no deberían de ser los resultados finales de una técnica que está más viva que nunca, que ha evolucionado respondiendo al deseo de lograr una metodología mínimamente invasiva que respeta la fisonomía facial y la expresividad. Con el lifting se realiza una suspensión-tracción de los tejidos del cuello y la zona media de la cara con resultados totalmente naturales y armoniosos sin cambiar la expresión y sin dar sensación de tirantez.

La frescura de la belleza de la que fue novia de Batman, chica Bond y objeto sexual de “L. A. Confidencial” se ha congelado. Tanto ha estirado su rostro que parece una muñeca de cera incvapaz de expresar ninguna emoción. Los ojos han perdido luz; se han deformado ligeramente; no tiene ni una sola pata de gallo, algo antinatural a su edad, ni tampoco alrededor de los labios, ni siquiera en la frente. Tampoco hay el menor rastro de flacidez.