Europa

Enrique Cerezo: «Hay que esperar a que los jueces se pronuncien con Villar»

Desde 2003 preside el Atlético de Madrid, su afición, y EGEDA (Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales), desde 1998. Su vocación es la cinematografía; su trabajo, productor, y se gana la vida con las películas.

Desde 2003 preside el Atlético de Madrid, su afición, y EGEDA (Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales), desde 1998. Su vocación es la cinematografía; su trabajo, productor, y se gana la vida con las películas.

Enrique Cerezo no escurre el bulto cuando le preguntan por su amigo Villar, presidente de la Federación Española de Fútbol encarcelado, no reniega de él; ni excusa su ausencia cuando le requieren para una presentación, un evento, un acto benéfico, un estreno, aunque no sea de una de sus películas, una entrevista y, por supuesto, un partido de fútbol. Siempre está. Nunca dice no.

–¿Es cierto que posee unos 7.000 u 8.000 títulos de películas?

–Sí, aproximadamente, sí.

–Todo el Neorrealismo italiano es suyo...

–Y casi todo el cine español y muchas películas más, de todo tipo; también americanas.

–Imagino que sabe lo que adquiere. ¿Las ha visto todas?

–Casi todas. Piensa que la vida es muy larga.

–¿Y en el fútbol lo ha visto todo?

–Casi todo. El fútbol, como todo en la vida, tiene cosas que ver y cosas que enseñar, fundamentalmente buenas.

–¿Es cierto que empezó como cámara de televisión (Española) en el programa «300 millones» o es una leyenda urbana?

–Como cámara, no. Sí que trabajé en «300 millones» casi un año. Pero había empezado dos años antes en esto del cine.

–¿En Almería?

–Hicimos allí un cortometraje. En aquella época, en Almería se rodaban todos los westerns y todas las películas históricas. Vivíamos allí muchos meses al año y en los descansos de los rodajes, los fines de semana, nos dedicábamos a fotografiar aquellas tierras.

–¿Su vocación es el cine?

–Siempre me he dedicado al cine, es mi vida, es de lo que vivo.

–Y se le conoce por el fútbol.

–Paradojas de la vida. Una circunstancia fácil de explicar.

–¿Con lo complicado que es el fútbol?

–No es para tanto. De repente conoces a alguien y te introduces en el mundillo. Y el mundo del fútbol es fantástico. Lo empiezas a conocer y te quedas.

–¿Fue Jesús Gil su introductor, quien le inoculó el veneno?

–No. Realmente entro de la mano de Pepe Navarro.

–Que fue portero del Atlético y mánager de Luis Aragonés.

–Exacto. Y llego de su mano, de la mano de Leal, de Leivinha, que eran clientes míos en un videoclub que tuve, de todos estos jugadores que entonces estaban en el Atlético de Madrid.

–Buena hornada.

–Sí. Ellos me presentaron a Vicente Calderón. Estaban cerca las elecciones a la presidencia del club, en 1987. Había varios candidatos, entre otros Jesús Gil. Calderón se presenta y me pregunta si quiero ir con él en esa campaña. Le dije que sí; pero desgraciadamente no pudo ser porque un mes antes falleció.

–Qué fatalidad. Pero el proceso no se interrumpió y, además, su desembarco en el fútbol estaba cantado. Más o menos.

–Los que estábamos en esa candidatura nos unimos para rendir honor a Vicente Calderón.

–¿Qué ocurrió?

–Que perdimos. Las ganó Jesús Gil y a los dos meses de esas elecciones, de las que uno de estos días se cumplirán treinta años, me llamó Jesús Gil.

–Y no me diga que le propuso acompañarle en la aventura.

–Pues sí. Que fuera con él como vicepresidente. Pedí permiso a la gente de mi candidatura, me dijeron que no había ningún problema y desde entonces hasta hoy.

–¡Treinta años en el Atlético de Madrid! Que no es un club cualquiera, que es muy peculiar...

–Sí, treinta años de directivo, catorce de ellos como presidente y toda la vida de seguidor. Me gusta su afición, maravillosa; me identifico plenamente con este club. Y sí, tengo esa vena atlética que te hace sentir diferente.

–¿Vena atlética?

–Algo muy nuestro, muy de los atléticos, un sentimiento.

–¿Tiene secuela «Las amistades peligrosas»? Como usted es muy amigo de sus amigos...

–No. Soy amigo de mis amigos, todo el mundo lo sabe. Y no tiene porqué tener ninguna secuela.

–¿Sorprendido por la detención y encarcelamiento de Villar?

–Me ha sorprendido, imagino que como a todos. Pero no debemos opinar nada hasta que la Justicia demuestre si es que tiene que demostrar algo o no demuestre si es que no tiene nada que demostrar.

–Le ha salido una frase muy de Cerezo –sonríe magnánimo–. ¿Qué da más satisfacciones, el fútbol o el cine?

–Cincuenta cincuenta. La ventaja que tienes en el cine es que estrenas una película y a las dos semanas sabes si ha funcionado o no. En el fútbol te examinas todas las semanas.

–Se me ocurre otra película, «La casa de los líos». ¿Se parece al fútbol en la actualidad?

–No. El fútbol tiene vida propia. Pero ocurre que, por circunstancias, cada equis tiempo surge un problema, que imagino se solucionará lo más rápido posible.

–Recuerdo películas, «La gran evasión», «Fuga de Alcatraz», ¿habrá «Fuga de Soto del Real»?

–Hay una muy buena película que dirigió Imanol Uribe que se llama «Fuga de Segovia», que no tiene nada que ver con el fútbol.

–Hablemos de «Relaciones casi íntimas», es por aprovechar la corriente cinematográfica. ¿Han mejorado o han empeorado sus relaciones con Villar?

–Lo que ha salido de Villar ahora lo conozco por Prensa, Radio y Televisión. Entonces, por prudencia, por honestidad y por amistad, hasta que la Justicia no se pronuncie sobre este tema no debo opinar y no debemos opinar. Primero la resolución y luego la opinión.

–Pero Villar es su amigo, ¿no?

–Claro que Villar es mi amigo. Ahora hay que esperar a que los jueces se pronuncien. Le considero una gran persona.

–De fichajes del Atlético ni hablamos; eso está sub iúdice.

–No podemos fichar. La FIFA nos ha sancionado. En el mes de enero ya veremos lo que pasa.

–¿Qué tal se lleva con Diego Costa?

–Me llevo muy bien con Diego Costa y con toda la plantilla del Atlético de Madrid...

–Enrique, ¿no hemos quedado en que no pueden fichar hasta enero?

–Exacto.

–Como dice que se lleva bien con Diego Costa y con toda la plantilla del Atlético de Madrid...

–Me llevo bien con toda la plantilla del Atlético y con los jugadores que han estado fuera, sean cuales sean sus intenciones.

–¿Ha hablado recientemente con Costa?

–No. Me lo he encontrado alguna vez en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, con la Selección española. Pero no he vuelto a hablar con él.

–¿Le parece interesante?

–Todos los jugadores que son buenos son interesantes para el Atlético. Pero hay algo que no debemos olvidar, que te veo venir: Diego Costa en estos momentos sigue siendo jugador del Chelsea.

–Aunque se haga un vídeo con la camiseta del Atlético.

–Él es así y está de vacaciones.

–A pesar de las circunstancias, ¿a partir de 1 de enero el Atlético va a tener una de las mejores plantillas de su historia?

–El Atlético lleva ya unos cuantos años muy buenos, grandes. Y todos los años nos esforzamos por tener la mejor plantilla que nos podemos permitir. Y eso depende de las posibilidades de cada quien para fichar. Nosotros, afortunadamente, vamos a tener una gran plantilla este año, con los jugadores que tenemos y con los que hemos inciorporado que estaban cedidos.

–¿Cuánto le debe el club, o cuánto tiene avalado? ¿Cien millones?

–A mí el club no me debe absolutamente nada. Estoy muy agradecido y soy feliz siendo presidente del Atlético de Madrid. Hemos pasado momentos buenos y malos. Pero la situación actual es la que es: el Atlético es un gran equipo, admirado en toda Europa. Y en septiembre la gran noticia será la inauguración del Wanda Metropolitano. Un espectáculo.

–¿Qué fútbol le gustaba más, el de antes o el de ahora?

–Ahora es más rápido, más ágil, más atractivo; pero siento nostalgia de los grandes jugadores.

–Por ejemplo.

–Pereira, Leivinha... Recuerdo el primer gol que metió Leivinha, fue en el Fondo Sur, de cabeza. Y me acuerdo de Gárate, de Leal, de Adelardo, grandísimos futbolistas. Y de Di Stéfano, Gento, Kubala, Kocsis, Segarra, Carmelo, Ramallets, Gainza...

–Y de repente, el VAR.

–Me parece bien para determinar si un gol es válido o no; como el ojo de halcón en las áreas. Pero no mucho más. El debate es saludable.

–Para bajar el telón con el «The end», ¿qué película le gustaría filmar con el Atlético, «El doblete», «El triplete» o «El sextete»?

–Lo que me gustaría es filmar una que se titulara «Campeones».