Los 'looks' más icónicos de los Óscar

Hacemos un repaso de algunos de los vestidos más recordados en el mayor evento de Hollywood

Hacemos un repaso de los vestidos más destacados en el mayor evento de Hollywood

La fiesta más importante del cine tendrá lugar esta madrugada de domingo en Españ. Los Óscar se celebran desde el 1929 y se han convertido en uno de los eventos culturales y sociales más destacados del mundo. Las estrellas de Hollywood atienden la alfombra roja y lucen los diseños de las firmas más importantes posando para los miles de flashes que buscan captar con ansias la imagen perfecta. Recordamos los looks más icónicos de esta red carpet a lo largo de los años.

La actriz Marion Cotillard estuvo completamente acertada en su elección para recoger su Óscar a mejor actriz de reparto por su papel en La vie en Rose. Un vestido blanco que simula escamas con un poco de cola de Jean Paul Gaultier sin prácticamente más joyas que una sencilla cadena que llegaba al ombligo.

Lupita Niong’o ganó un Óscar en 2014 y lució este vestido azul cielo de Prada que recuerda a una princesa de cuento.

Jeniffer Lawrence arrasó en 2013 con un diseño con cola y palabra de honor en color rosa empolvado de Dior y recogió el Óscar a mejor actriz protagonista por su papel en El lado bueno de las cosas. Doug Peters

La actriz Angelina Jolie nos deleitó en 2012 con este vestido negro de Atelier Versace que dejaba entrever toda su pierna ofreciendo la icónica y ya conocida pose a la que nos tiene acostumbrados.

Nuestra representante en Hollywood Penélope Cruz, lució este Versace en color rosa pálido, palabra de honor y con una impresionante y espectacular cola de volantes en los Óscar 2007.

Emma Stone, protagonista del éxito La La Land , eligió en 2017 este vestido inspirado en los años 20 que destacaba por los flecos de la falda, la pedrería del escote y el color dorado que cuadraba genial con su cabello pelirrojo.

La ex estrella Disney Zendaya captó todas las miradas con este vestido de Giambattista Valli marrón chocolate con un moño de bailarina y pendientes en plata en la edición del año pasado.