Marta Ortiz, la top española que desfiló para Karl Lagerfeld

"Karl me recordó mucho a mi abuelo paterno por su humor negro y sus ganas de trabajar

Marta Ortiz, la top española que desfiló para Karl Lagerfeld

Dos días después del fallecimiento de Karl Lagerfeld, hablamos con Marta Ortiz, la modelo española que ha desfilado dos veces para Chanel bajo la batuta del gran kaiser de la moda.

¿Qué significo para ti desfilar para Chanel en París y en Roma en 2015?

Desfilar para Chanel era mi sueño desde que tenía 7 años. El día del desfile de 'Chanel Airlines' en el Grand Palais en París recuerdo que estaba en estado de shock. No llamé a mi madre hasta después del desfile para no ‘’gafarlo’’. Desfilar una segunda vez para la maison en Roma fue revivir un sueño, que quizás la primera vez, no disfruté tanto por los nervios.

¿Cómo era Karl en las distancias cortas?

Recuerdo perfectamente cuando entré en la sala dónde estaba él con (la que es ahora su sucesora) Virginie. Estaba temblando frente a esas gafas negras y esa imponente imagen de traje negro y camisa blanca. Creo que notó mi nerviosismo porque enseguida empezó a hacer bromas para que me deshiciese de esos nervios. Se notaba su seguridad y su maestría en el mundo de la moda. Sabía perfectamente lo que quería y nadie le corregía.

¿Sufriste la obsesión por los cuerpos muy delgados de Karl Lagerfeld?

Se dice que Karl adelgazó unos 40 kilos para poder enfundarse la ropa que diseñaba Hedi Slimane. Supongo que de ahí viene su fijación por los cuerpos delgados. En nuestra industria se nos exige tener un físico especifico, pero por supuesto siempre de manera saludable. Personalmente, siempre he tenido una constitución delgada, y al contrario que la mayoría de las personas, he tenido que tomar suplementos para engordar. Mis medidas y peso eran las mismas, la única diferencia es que ahora estoy convirtiendo mi tejido en músculo para verme mejor físicamente.

¿Qué ambiente se vive en el desfile?

Recuerdo una mezcla de emociones. Nervios por parte de la organización, alegría por parte del equipo de la maison (incluso alguna lágrima), pero sobre todo una energía arrolladora. Entrar en el backstage del desfile era como estar en el ojo del huracán.

¿Cómo recordarás la figura de Karl Lagerfeld?

Karl me recordó mucho a mi abuelo paterno por su humor negro y sus ganas de trabajar. Lo recordaré como alguien cercano que me ayudó a conseguir mi sueño, desfilar para Chanel.

¿Qué diferencia hay entre desfilar para Karl Lagerfeld o hacerlo para otro diseñador?

Desfilar para cualquier diseñador es un privilegio. Cuanto más tiempo paso en esta industria más me doy cuenta del esfuerzo y el cariño que hay detrás de todas las colecciones. Pero si es cierto que desfilar para alguien que ha hecho historia y hacer parte de algo tan grande como la Maison Chanel, no tiene precio.

¿Es verdad que controlaba todo tanto como se decía?

Hasta el último detalle. Era la última persona en retocar el look antes de salir a pasarela. Ser tan perfeccionista y controlador (además de su gusto y su mentalidad vanguardista) ha sido la razón de que, en mi opinión, haya perdurado más de tres décadas en la maison, en un mundo tan volátil como es el de la moda.