Sara Carbonero no sabe qué será primero si boda o segundo bebé

La periodista ha presentado la nueva colección de verano de Agatha París.

AGATHA PARÍS presenta su verano de la mano de su embajadora nacional, Sara Carbonero.

La firma de joyería de origen francés, con más de 350 tiendas propias a nivel internacional y una exitosa trayectoria de más de 40 años, ha presentado una temporada desglosada en tres colecciones: Floral Bridal, Modern Morocco y Tropical Oriental.


Sara acudió al evento optando por piezas pertenecientes a Modern Morocco, una tendencia al más puro estilo marroquí en la cual se reinterpreta una moderna fusión cultural con origen en Oriente Medio y reminiscencias bereberes y moriscas.


Anchas y rígidas esclavas caladas con códigos “mashrabiyas” o el emblemático amuleto de la suerte “jamsa” aplicado a pendientes y colgantes hacen de ésta una colección rica, con un pasado histórico y colmada de diversidad. Destacan el verde esmeralda y el azul “majorelle”, así como el metal dorado y la pureza de la plata.


Su medalla de comunión


Los complementos favoritos de la periodista son los collares y piezas discretas y conceptuales acordes a una moda básica y casual. Para Sara, aparte de las colecciones de AGATHA PARÍS, sus joyas predilectas consisten en emotivas herencias de su abuela y madre, en regalos especiales y en la medalla de su comunión.


Le gusta mucho el mundo de la moda y en estos momentos está más involucrada con este sector que nunca. Junto a dos amigas y compañeras de televisión, Isabel y Maira, lanzará antes de este verano un nuevo proyecto por el que siente una profunda ilusión: una web especializada en moda, belleza y decoración multimarca que incluirá la marca propia que han gestado las tres socias, tanto en términos de diseño como de producción. La premisa de esta website es la artesanía y los productos handmade de máxima calidad.


¿Boda o segundo bebé?

Sara Carbonero no sabe qué llegará antes, si su boda con Iker Casilla o el nacimiento de su segundo hijo. Junto al portero del Real Madrid forma un tándem compenetrado a la perfección. Se siente feliz y muy tranquila y centra sus máximos esfuerzos en disfrutar de Martín.


El pequeño des, según su propia madre “un hombrecito que está enorme, super simpático y es muy movido y bruto; deben ser los genes de deportista porque tiene mucha fuerza, tanta que incluso me sorprende”. Martín está en la divertida fase de imitar e intentar repetir todo lo que oye. A su madre la maternidad le ha cambiado por completo: ha tomado conciencia de nuevos miedos, aspectos positivos de sí misma que desconocía y unos sentimientos de amor incondicional y protección infinitos. Ahora se siente más madura, nota un paso del tiempo vertiginoso y prioriza toda su agenda de compromisos siempre en función de Martín.

Sara e Iker están encantados con su vida en Madrid y la periodista ha aclarado que no se plantea mudarse a otro país.