Cese fulminante y sin conocer los cargos que se le imputan

Zoido destituye a Peña en una Junta de Gobierno urgente

Joaquín Peña, ayer en la sede de la Delegación municipal de Parques y Jardines
Joaquín Peña, ayer en la sede de la Delegación municipal de Parques y Jardines

Los hechos se desencadenaron ayer muy rápido. En un acto que tuvo lugar durante la mañana, y ante los registros que estaba llevando a cabo la Guardia Civil en el marco de la «Operación madeja II», el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, manifestó que daría «todo tipo de facilidades» para llegar hasta el final y «perseguir al delincuente», puesto que la corrupción «hay que perseguirla caiga quien caiga». Horas después, trascendió que los agentes estaban registrando la sede de la Delegación de Parques y Jardines y, en concreto, el despacho del director de área, Joaquín Peña, quedando imputado en el caso.

Zoido convocó una Junta de Gobierno de manera urgente para destituir a Peña. Y así fue, incluso sin conocer los cargos que se le imputan. Se trata, por tanto, del primer alto cargo del Gobierno municipal del PP implicado en un caso de corrupción y que es cesado de manera fulminante.

Peña entró en el organigrama del Ayuntamiento tras ganar Zoido las elecciones municipales de 2011. Lo nombró director general, a pesar de que había sido concejal popular desde el año 2000, rompiendo así su apuesta por incluir a funcionarios municipales en los puestos de alta dirección. Sin embargo, basó su decisión en su «gran experiencia» y sus «conocimientos y capacidad para desempeñar el cargo». Peña es licenciado en Derecho y funcionario del Estado, concretamente subdirector de Trabajo.

«Lamento que estas cosas tengan que pasar y ojalá se demuestre que no tiene nada que ver con el caso, pero ya no puede formar parte del Gobierno de la ciudad», aseguró Zoido de manera solemne y acompañado por otros tres delegados municipales. No obstante, matizó que «tiene derecho a defenderse y estoy seguro de que así lo hará», aunque si finalmente se demuestra su inocencia señaló que «volvería a tener la oportunidad de estar» en el Gobierno municipal. El regidor insistió en que «las medidas hay que tomarlas y no poner paños calientes», afirmando que, si esta investigación se extendiera a otros departamentos, tendrá «la misma firmeza que he tenido hoy».

Sobre los contratos que mantiene el Ayuntamiento con Fitonovo, el alcalde defendió que la empresa ha ganado los concursos en el marco de la mesa de contratación. «Cuando Alaya pidió todos los expedientes adjudicados a Fitonovo del Gobierno anterior, le remitimos también todos los que se han concedido el último día porque no queremos que haya ni trampa ni cartón», subrayó.

La rapidez con la que actuó ayer Zoido contrasta con otros cargos políticos que se mantuvieron en el puesto pese a estar imputados, como el ex delegado de Empleo en Sevilla Antonio Rivas (PSOE) o el concejal de IU Antonio Rodrigo Torrijos, todavía portavoz pese a estar imputado en el «caso Mercasevilla» y en las irregularidades de la Fundación DeSevilla.