El hospital del Guadalhorce abre con una década de retraso

El centro dará cobertura a 105.000 habitantes de 14 municipios, aunque no estará a pleno rendimiento hasta 2017

Numerosos colectivos han venido reclamando la apertura del hospital
Numerosos colectivos han venido reclamando la apertura del hospital

El centro dará cobertura a 105.000 habitantes de 14 municipios, aunque no estará a pleno rendimiento hasta 2017.

El centro hospitalario de alta resolución de especialidades (Chare) del Valle del Guadalhorce, ubicado en la localidad malagueña de Cártama –llamado a aliviar la demanda asistencial del hospital clínico universitario de la capital–, comenzó ayer a recibir a sus primeros pacientes, aunque su apertura es parcial y no estará completada hasta el año 2017. Su entrada en funcionamiento, con casi diez años de retraso, tan sólo abarca las especialidades de medicina interna, obstetricia y ginecología, radiodiagnóstico, digestivo, rehabilitación, fisioterapia, cardiología y dermatología.

No será hasta el mes de octubre cuando entren en servicio las áreas de urgencias, laboratorio y farmacia, mientras que el inicio de la actividad en las áreas quirúrgica y de hospitalización se producirá a lo largo del próximo ejercicio.

La infraestructura sanitaria, que ha supuesto una inversión de algo más de 30 millones de euros, dará cobertura a una población de más de 105.000 habitantes de 14 municipios que componen la comarca malagueña, como son Alhaurín el Grande, Alhaurín de la Torre, Álora, Alozaina, Ardales, Carratraca, Cártama, Casarabonela, Coín, Guaro, Monda, Pizarra, Tolox y Yunquera.

El edificio cuenta con una superficie de 19.400 metros cuadrados, en los que se distribuyen servicios de urgencias, actividad quirúrgica, consultas externas, pruebas diagnósticas y zona de hospitalización.

Fue, no obstante, la Diputación de Málaga la administración que posibilitó en 2015 el desbloqueo del proyecto al asumir una inversión de 800.000 euros, que hizo posible la ejecución del vial de acceso al centro y la dotación de suministro eléctrico.

El sindicato CSIF volvió ayer a criticar la falta de previsión a nivel de personal laboral, al afirmar que las incorporaciones previstas en este sentido «son escasas», ya que el Servicio Andaluz de Salud (SAS), dependiente de la Consejería del ramo, «sólo ha previsto la contratación de ocho profesionales: un enfermero, dos auxiliares de enfermería, un técnico de rayos, un auxiliar administrativo, dos celadores y un fisioterapeuta».

En este sentido, fuentes de la central sindical reivindicaron que la infraestructura sanitaria cuente con la previsión de contratar «300 profesionales cuando esté a pleno rendimiento». Además, expusieron la «preocupación» del colectivo de profesionales sanitarios del hospital clínico universitario, al que está adscrito el nuevo centro médico, «ante la posibilidad de que el SAS traslade personal de un centro a otro para cubrir determinados puestos, así como de que se modifiquen sus condiciones laborales».

Acceso al hospital de Ronda

De otro lado, el SAS ha iniciado la ejecución de las obras de construcción del vial de acceso al nuevo hospital comarcal de Ronda, con una inversión total de 151.989 euros y un plazo estimado de ejecución de tres meses. Las nuevas instalaciones sanitarias, que cuentan con una inversión de 48,5 millones de euros por parte de la Junta de Andalucía, ofrecerán asistencia sanitaria a más de 85.000 ciudadanos de diferentes localidades malagueñas y gaditanas.

Con una superficie construida superior a los 37.000 metros cuadrados, el centro sanitario –muy demandado desde hace años– tendrá una previsión de actividad anual de más de 41.000 urgencias, 113.000 consultas de especialistas, 32.000 ingresos y 3.500 intervenciones quirúrgicas.

«Colapso» sanitario en Huelva

CC OO y CSIF denunciaron ayer la situación en la sanidad onubense por falta de camas y personal, lo que se traduce, según subrayaron, en un «colapso en los hospitales» y una «escasa cobertura» de las vacaciones, causando «una deficiencia del servicio, especialmente en la costa». Ambas centrales cifraron la disminución de camas en 120.