Epílogo militar en honor a San Fernando

Un momento del acto militar celebrado ayer en la Plaza Nueva de Sevilla, con la participación de las unidades de ingenieros
Un momento del acto militar celebrado ayer en la Plaza Nueva de Sevilla, con la participación de las unidades de ingenieros

SEVILLA- Apenas unas horas después de que la ciudad despidiera a la custodia del Corpus Christi en la Puerta de Palos de la Catedral y con los altares y demás ornamentos eucarísticos todavía instalados, el centro de la capital hispalense acogió un desfile militar como epílogo de la jornada festiva y en homenaje al patrón, San Fernando. Por primera vez, el Ayuntamiento dispuso todo en la Plaza Nueva –a los pies de la estatua ecuestre de San Fernando– para que las unidades de ingenieros del Ejército de Tierra, y los sevillanos en general, rindieran tributo al patrón.

De esta manera, se instaló una tribuna en la que estuvieron presentes el alcalde, Juan Ignacio Zoido, y el teniente general de la Fuerza Terrestre, José Ignacio Medina, acompañados por numerosos concejales y familiares de los militares que participaron en el acto. En el transcurso de la ceremonia se llevó a cabo una jura de bandera de personal civil –un total de 127–, se impusieron diversas condecoraciones al personal del Arma de Ingenieros y se efectuó un acto de homenaje a los que dieron su vida por España. Precisamente, se recordó a los tres suboficiales de ingenieros fallecidos el pasado día 20 en la base Álvarez de Sotomayor de Viator (Almería).

Uno de los momentos más esperados fue el desfile de la compañía de honores, que partió desde la plaza del Triunfo y que sorprendió a viandantes y turistas, que última hora de la tarde disfrutaban de un paseo contemplando los montajes realizados al paso de la procesión de la mañana o esperando el último traslado, el de la Virgen de la Hiniesta, hasta su templo.

En concreto, tal y como informó Capitanía General, la compañía estuvo al mando de un capitán del regimiento de guerra electrónica número 32, junto a la bandera de esta formación. Participaron una escuadra de gastadores, una banda de música, la sección del batallón de transmisiones –perteneciente al acuartelamiento de Pineda–, una sección de la segunda compañía de la unidad de transmisiones del mando de artillería antiaérea –ubicada en la base del Copero– y una sección de la unidad de transmisiones del batallón de intervención en emergencias II –con sede en la base aérea de Morón de la Frontera–.

Zoido, por su parte, aseguró que este acto se celebró «en el marco idóneo». Justo después de que finalizara la procesión del Corpus, señaló que esta jura de bandera se organizó para «aquellos que nunca lo han podido hacer por cualquier motivo o para quienes quieran renovar su compromiso con ese acto simbólico», por lo que este tipo de eventos «redundan en beneficio de todos».