La participación de organizaciones en el Pacto será filtrada por los consejeros

El PP asegura que no puede servir para «la sola supervivencia de la Andalucía oficial»

Zoido y Griñán tuvieron ayer su segundo encuentro en San Telmo
Zoido y Griñán tuvieron ayer su segundo encuentro en San Telmo

El Pacto por Andalucía arrancó ayer con el encuentro entre Juan Ignacio Zoido y José Antonio Griñán –luego el presidente de la Junta se reunió con el «número dos» del PSOE-A, una cita protocolaria–. «Cordialidad» y «satisfacción» –según los asistentes– durante una entrevista de una hora y cuarto que sirvió para que ambos líderes se den una oportunidad. «Me ha dicho Griñán que el Pacto no va contra nadie», aseguró Zoido para desterrar la opción de que el bipartito quiera movilizar a la ciudadanía contra Rajoy. El discurso de los dirigentes políticos era de mesura. Todos reclamaban «prudencia» para trata de buscar un «consenso», como si el acuerdo fuera el principio de la solución de todos los problemas.

«Mientras nadie rompa la prudencia y la sensatez agotaremos las opciones de acuerdo», manifestó el presidente del PP-A. El mensaje estaba dirigido a IU, que ha repetido que no cree que el PP tenga encaje en el Pacto. Zoido le pidió a Griñán «que haga recapacitar» a su socio. A primera hora de la mañana de hoy el portavoz parlamentario de la coalición de izquierdas tiene cita en San Telmo y, por la tarde, será el turno del PA.

Los límites del Pacto serán la Constitución y el Estatuto de Autonomía de Andalucía. ¿Si este último ya existe y es una ley que obliga a todos, para qué una ratificación? De ahí surge la desconfianza en el seno del PP de que se trate de una maniobra para que el bipartito trate de aislar socialmente a los populares y pasarles factura por las reformas de Rajoy. «No somos la oposición del Gobierno de la nación», apuntó la consejera de Presidencia, Susana Díaz –que habló en nombre de Griñán–, en su comparecencia.

La otra opción es que Griñán quiera una gran fotografía de respaldo a su Ejecutivo, con la que mostrar una imagen de estabilidad pese a los recelos que levanta IU entre muchos sectores económicos y empresariales. El vicesecretario general del PSOE-A, Mario Jiménez, sugirió esta opción cuando señaló que así «se podrían atraer inversiones y generar empleo en la región».

La metodología para llegar a ese Pacto está definida. Griñán sugirió 8 grandes bloques de acuerdo, que Zoido amplió a 10. Se abordarán temas relacionados con el empleo, la innovación, la juventud, la sanidad, la educación o la cultura. Se crearán mesas sectoriales que impulsarán los consejeros del ramo. Ellos serán los que convoquen a las organizaciones sociales que consideren más representativas para cada asunto. Será el primer filtro. Los partidos podrán hacer sugerencias, pero la gestión corresponderá al Ejecutivo. De momento, UPyD se ha quedado fuera. El PP aseguró ayer que no puede servir «para la sola supervivencia de la Andalucía oficial».

De forma paralela se creará una mesa con dos representantes de cada partido político que irá recibiendo los trabajos sectoriales y que se apoyará en grupos de trabajo. Zoido anunció que el PP «será proactivo» y que pedirá la participación de expertos. El documento final deberá ser refrendado por el Parlamento.

La fecha del 28 de febrero para el final de los trabajos será orientativa. Por su simbolismo, habrá alguna acción pero no necesariamente una gran manifestación.