La Policía decidirá dónde excavar a la luz de un segundo informe

Finaliza el rastreo con georradar en la finca Majaloba

Aprovechando la tregua que dio la lluvia ayer, el técnico del georradar, acompañado por un nutrido dispositivo policial, rastreó por segundo día consecutivo la finca Majaloba, el lugar donde dijo Miguel Carcaño en su séptima y última versión que arrojó el cuerpo de Marta del Castillo en compañía de su hermano. La operación comenzó a las 7:00 horas y la máquina pasó por la misma zona que rastreó durante la jornada del lunes, con la diferencia de que el terreno estaba más seco, una vez recogido ya el maíz de esta finca ubicada en el municipio de La Rinconada.

Igualmente, la Policía desplazó hasta este enclave una máquina retroexcavadora para limpiar el terreno antes de que pasara el georradar. Una vez concluida la operación, el geofísico Luis Avial elaborará un informe sobre este segundo rastreo, que será entregado a la Policía. A partir de ahí, los agentes estudiarán sus resultados para realizar nuevas excavaciones, esta vez en los lugares exactos en los que el georradar ha detectado movimientos de tierra.

Ya el pasado mes de julio, el técnico se desplazó hasta la finca para realizar un primer análisis del terreno. A esta máquina se le unió un helicóptero con una cámara térmica, que localizó dos fosas y tres zanjas. Precisamente, Carcaño dijo en su última versión que enterró el cuerpo de la joven en una zanja ya existente, y que al día siguiente volvieron él y su hermano a la zona para cubrir el cadáver con cal viva y escombros.

De nuevo, numerosos periodistas se apostaron en el arcén de la carretera A-800, que une La Rinconada con Sevilla, para ser testigos de la operación. El padre de la joven, Antonio del Castillo, acompañó a los agentes sobre el terreno. Junto a la carretera, atendiendo a los informadores, el abuelo, José Antonio Casanueva, volvió a mostrarse esperanzado, puesto que la familia y la Policía dan credibilidad a esta versión, a diferencia del juez que instruyó el caso y la Fiscalía. Aseguró que la familia está «muy ilusionada» con la búsqueda y que el técnico del georradar «nos ha dado muchas esperanzas de poder encontrar a Marta aquí».

«Esperamos no llevarnos otro jaro de agua fría», subrayó en referencia a la posición que mantienen el magistrado y el fiscal, cuando precisamente éste «estaba volcado con la familia en todo momento».

Este nuevo rastreo se produce tan sólo cuatro días después de que Carcaño, condenado a 21 años y 3 meses de cárcel por el asesinato de la joven, haya sido trasladado desde la prisión de Morón de la Frontera donde se encontraba interno hasta la de Herrera de la Mancha, en Manzanares (Ciudad Real). Este traslado se produjo a propuesta del director del centro, después de que la juez le haya concedido el segundo grado.

Con esta nueva clasificación, el recluso podrá tener opción de solicitar permisos una vez haya cumplido la cuarta parte de su condena, el próximo año, aunque la decisión final será, en cualquier caso, del juez de vigilancia penitenciaria.

Esta posibilidad llenó de indignación a la familia. La madre de la joven, Eva Casanueva, lamentó que Carcaño pueda disfrutar de permisos penitenciarios «cuando hoy por hoy no se ha podido enterrar a mi hija». «Él estará en su derecho de pedirlo pero también estará en el derecho y la conciencia de quien lo concede que se lo piense dos veces», aseguró.