El alcalde de Soria indignado por la falta de apoyo para construir la nueva depuradora

Carlos Martínez advierte que plantará cara al Gobierno de la Nación y que movilizará a todos los sorianos para que la obra sea una realidad

El alcalde Carlos Martínez muestra, en su móvil, a la ministra García Tejerina, la última nevada caída en Soria
El alcalde Carlos Martínez muestra, en su móvil, a la ministra García Tejerina, la última nevada caída en Soria

Indignado, molesto y «absolutamente decepcionado». Así se mostró el alcalde de Soria, Carlos Martínez, tras mantener un encuentro, en Madrid, con la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, y que concluyó con la falta de apoyo para construir una nueva depuradora en la capital, por parte del Gobierno de Mariano Rajoy.

Eso sí, el regidor socialista anunció que el Consistorio «no bajará los brazos» y luchará para que el Ejecutivo central «cambie de postura».

Asimismo, aseguró que explicará a todos los sorianos la situación con el objetivo de movilizarles para que «esta obra tan necesaria para la ciudad» sea una realidad.

Carlos Martínez reiteró que «el resultado del encuentro es absolutamente decepcionante» y reconoció que si el Ayuntamiento tiene que financiar el 65 por ciento de la obra, su ejecución resultará «difícil o casi imposible» desde el punto de vista económico, teniendo en cuenta que el presupuesto del Consistorio es de tan sólo 53 millones.

En este sentido, explicó que las dos opciones posibles implican una inversión estimada de 55 millones o de 37, en el mejor de los casos, de manera que los vecinos deberían hacer frente en sus recibos a 32 o 25 millones de euros. El alcalde informó de que el otro 35 por ciento sería financiado con fondos de la Unión Europea, de manera que el Gobierno central no contempla ninguna partida propia para construir la depuradora, a pesar de haber reconocido que se trata de una obra de interés general. «Esta decisión supone un agravio comparativos con respecto a otros territorios que sí recibieron fondos estatales en situaciones similares», subrayó Carlos Martínez.

Además, criticó que se trata de «una bofetada en la cara de cada uno de los sorianos», que reciben «un trato absolutamente injusto» por parte del Ministerio. Por ello, el regidor avanzó que comenzará una «batalla política» para convencer al Partido Popular de Soria de que «la decisión tiene que ir por otra línea» ya que considera que «la posición que ha fijado la ministra es tremendamente lesiva para los intereses de la ciudad».

En este sentido, el alcalde soriano incidió en que «no se entiende» esta decisión de García Tejerina, teniendo en cuenta que Soria es un territorio despoblado y envejecido que necesita generar inversión pública y oportunidades para mejorar su situación, Informa Ical.

Por otra parte, Carlos Martínez declaró que el Gobierno de la Nación sí ofrece sin embargo que sea el ayuntamiento el que decida la ubicación de la depuradora. No obstante, subrayó que en este punto no tienen objeción, pero si demanda que se cambien las condiciones de financiación. De hecho, llegó a ofrecer hasta una financiación a tres partes en las que cada institución asumiese un 33 por ciento del coste.

Por su parte, fuentes de la Subdelegación del Gobierno aseguraron que Soria «sigue siendo una prioridad» para el Ministerio, como demuestran «las numerosas inversiones que realiza».