El PSOE «se meterá hasta el cuello en las pensiones y no dejará pasar una»

Así lo avisan Luis Tudanca y Pedro Sánchez durante una asamblea abierta en Valladolid

Luis Tudanca, Teresa López, Pedro Sánchez y Óscar Puente, ayer en Valladolid, al inicio de la asamblea abierta
Luis Tudanca, Teresa López, Pedro Sánchez y Óscar Puente, ayer en Valladolid, al inicio de la asamblea abierta

El PSOE «se va a meter hasta el cuello» en el tema de las pensiones. Así lo avisaban ayer el secretario general del partido, Pedro Sánchez, y el líder de los socialistas en la Comunidad, Luis Tudanca, durante la asamblea abierta que se celebraba en Valladolid, con más de medio millar de personas presentes, entre afiliados y simpatizantes. Un encuentro que forma parte de la gira que Sánchez está haciendo por toda España para llevar las propuestas del PSOE en materia de pensiones.

Tudanca advertía de la preocupación existente en Castilla y León sobre el presente y el futuro de los subsidios por jubilación, debido al envejecimiento de la población. «Uno de cada cuatros castellanos y leoneses son pensionistas», recordaba el dirigente socialista, quien apostaba por unas prestaciones mejores y más altas así como por mejorar los salarios de los trabajadores y por derogar la reforma laboral del PP.

En su intervención, previa a la de Sánchez, Luis Tudanca acusaba al Gobierno de Rajoy « de haber dilapidado una hucha llenita con 67.000 millones de euros para las pensiones», y acusaba también al presidente del Gobierno de haber promovido la pérdida económica de 113 millones para los jubilados de la Comunidad «al eliminar la revalorización automática de las pensiones».

Por su parte, Pedro Sánchez explicaba a los socialistas vallisoletanos su propuesta de aplicar un nuevo impuesto a los beneficios de la banca para que contribuya al sostenimiento del sistema público de pensiones. Y es que, en su opinión, «los 13.500 millones de beneficios registrados en 2017 se apoyan en su rescate previo». «Rescate por rescate, es de justicia social», decía el líder del partido del puño y la rosa, quien negaba que este tributo a los bancos pueda repercutir en los clientes, como así le han censurado.

Igualmente, pedía que la «cadena de solidaridad» que representan para él las pensiones, no se rompa por la «inacción» del Gobierno de España, y rechazaba también que el impuesto sobre los beneficios de la banca pueda catalogarse por sus críticos como «receta antigua de la izquierda de siempre». En este sentido, recordaba Sánchez que este impuesto a la banca ha sido también propuesto por el gobierno conservador del Reino Unido.

Asimismo, atacaba además a la dirigente popular, Celia Villalobos, «por pedir a los jóvenes que ahorren uno o dos euros» al mes para ingresarlos en un fondo de pensiones privado. «Este tipo de planteamientos esconden la verdadera política de la derecha de socavar el sistema público de pensiones y convertir un derecho en una mercancía», finalizaba.