Impulso a las cooperativas alimentarias para bajar precios y ganar competitividad

La Razón
La RazónLa Razón

VALLADOLID- Un mayor impulso a las cooperativas agroalimentarias, para buscar la unión con el fin de conseguir mejores precios y también para impulsar al competitividad. Esos son dos de los retos del Plan de Acción para las Cooperativas Agroalimentarias de Castilla y León, que presentaba la consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, durante una jornada que se desarrollaba en la Consejería de la capital vallisoletana.

Clemente recordó que son más de 1.100 cooperativas las que hay en Castilla y León y que emplean a más de 2.100 trabajadores y que su facturación en el ejercicio 2012-2013 alcanzó los 2.107 millones de euros, lo que supone un seis por ciento más que en el anterior periodo.

Un plan que contempla, señalaba Clemente, la puesta en marcha de cuatro medidas, dos de carácter general para todas las cooperativas, como la creación y reconocimiento de la figura de Entidades Asociativas Agroalimentarias Prioritarias y la creación de la figura del Agente Dinamizador del Cooperativismo y por otras dos específicas para las cooperativas productoras de piensos y para cultivos herbáceos como la constitución de mecanismos de agrupación de compras para cooperativas productoras de pienso y el impuso de la promoción del cultivo de las proteaginosas a través de las cooperativas.

También la consejera de Agricultura y Ganadería se refirió a la Sectorial que dará comienzo el próximo lunes para analizar cómo se aplica en España la nueva reforma de la Política Agraria Común (PAC). «Nuestra ficha financiera es que se mantengan las cantidades que venimos percibiendo hasta la fecha, es decir, 1.150 millones de euros». Además, en cultivos como las proteaginosas se reclamará que se destine el dos por ciento de los fondos que permite la UE y que las ayudas acopladas, ligadas a la producción alcancen el 13 por ciento de lo que permite Bruselas, para cultivos como la remolacha y para sectores como la ganadería.

Asimismo se defenderá la figura del agricultor activo, aunque se desconocen los criterios que habrá que exigir.