La Diputación de Palencia, a la cabeza de España en hacer accesible su arte

Las personas con discapacidad podrán transitar cómodamente por la Villa Romana de «La Olmeda», al igual que lo hacen ya por otros lugares históricos, en un ejemplo de accesibilidad

Las personas que tienen algún tipo de discapacidad ya pueden disfrutar de la Villa Romana de La Olmeda, gracias a las numerosas iniciativas que ha llevado a cabo la Diputación de Palencia
Las personas que tienen algún tipo de discapacidad ya pueden disfrutar de la Villa Romana de La Olmeda, gracias a las numerosas iniciativas que ha llevado a cabo la Diputación de Palencia

Que los recursos turísticos palentinos puedan ser visitados por todos los públicos. Ésta es una de las prioridades de la Diputación, que preside Ángeles Armisén.

Que los recursos turísticos palentinos puedan ser visitados por todos los públicos. Ésta es una de las prioridades de la Diputación, que preside Ángeles Armisén. Para alcanzar este objetivo, la institución provincial lleva a cabo numerosas actuaciones, y no podía ser menos en su principal «tesoro» patrimonial, la Villa Romana de «La Olmeda», situada en la localidad de Pedrosa de la Vega, que ya es cien por cien accesible.

De esta forma la Diputación ha conseguido que el yacimiento sea un destino ideal para poder ser visitado por cualquier persona que lo desee, incluidas las que puedan contar con alguna discapacidad.

El diseño accesible de sus instalaciones, el servicio de préstamo de sillas de ruedas, la disponibilidad de baño adaptado, la adaptación didáctica de las visitas guiadas de personas con discapacidad intelectual, la edición de publicaciones de lectura fácil o la instalación de paneles en braille son solo algunos de los elementos con los que cuenta La Olmeda.

Además, y para grupos concertados de personas con discapacidad auditiva, el yacimiento arqueológico cuenta con un servicio de micro-receptores para las visitas que permite a los visitantes escuchar la voz del guía a través de auriculares, ajustando el volumen deseado, utilizando auriculares monoaurales compatibles con audífonos amplificadores de sonido.

Por otro lado, se pueden concertar visitas guiadas con intérprete de lenguaje de signos para grupos de al menos diez personas con discapacidad auditiva y todo el que necesite del acompañamiento de un perro-guía o terapéutico podrá hacerlo, con la correspondiente acreditación. Asimismo, el aparcamiento cuenta con plazas destinadas a personas con discapacidad debidamente señalizadas, y el acceso, venta de entradas y zona de atención al público, disponen de rampas amplias y adecuadas a las personas de movilidad reducida.

La Olmeda dispone además de un servicio gratuito de préstamo de sillas de ruedas permitiendo la aproximación frontal de los usuarios a las maquetas, expositores, monitores y vitrinas horizontales, así como a sala de audiovisuales donde existen dos plazas reservadas para personas de movilidad reducida. También posee maquetas y reproducciones de objetos que pueden ser tocados por personas con discapacidad visual ya que tienen paneles y rótulos con información escrita en Braille, así como folletos explicativos escritos con el mismo sistema.

Por último, resalta la edición de una guía de lectura fácil bajo el título «Villa Romana La Olmeda, Un Tesoro Romano». Su publicación junto con la adaptación didáctica de las visitas guiadas a personas con discapacidad psíquica, entre otras facilidades, permiten llegar a todo el público que tenga dificultades lectoras permanentes.