Más medios humanos y materiales contra el fuego ante un verano de riesgo

Un total de 4.544 efectivos lucharán estos meses estivales contra las llamas en un año cálido y seco

Suárez-Quiñones presenta en León el operativo contra incendios forestales, junto a los delegados territoriales de la Junta
Suárez-Quiñones presenta en León el operativo contra incendios forestales, junto a los delegados territoriales de la Junta

El próximo 1 de julio comenzará una nueva campaña de verano contra el fuego en Castilla y León, que se prolongará hasta el último día de septiembre. Y lo hará con más medios humanos y materiales para hacer frente a unos meses estivales que se presentan más peligrosos que nunca, debido al año cálido y seco que estamos teniendo, que ha provocado que el suelo y la vegetación tenga muy poca humedad y, por lo tanto, sea un caldo de cultivo para que se produzcan incendios forestales y se propaguen las llamas con rapidez.

El consejero de Fomento y Medio Ambiente en funciones, Juan Carlos Suárez-Quiñones, presentaba ayer en León el operativo contra el fuego que ha elaborado el Gobierno autonómico, que estará formado por 4.544 profesionales, 175 más que el pasado año, y que se elevan a 415 desde el inicio de la legislatura hace cuatro años.

De todos ellos, 2.585 son trabajadores públicos de la Junta, 519 contratados para las cuadrillas helitransportadas y 1.232 profesionales de las dedicadas a tratamientos selvícolas. También se incluyen en el operativo otros 208 efectivos de la tripulación de medios aéreos y retenes de maquinaria.

Asimismo, también van a aumentar los medios materiales, entre los que destacan 215 puestos y cámaras de vigilancia, 313 autobombas y pick-up, 94 autobombas propias y 94 autobombas conveniadas y 125 pick-up con depósito. Igualmente, se unen al operativo 201 cuadrillas terrestres y helitransportadas, 26 helicópteros, cinco aviones y una treintena de retenes de maquinaria. Entre las novedades de este año, se encuentra la ampliación del tiempo de la aeronave en la coordinación hasta cuatro meses y medios, así como el establecimiento de todas las Brigadas Helitransportadas a doble turno, además de haber una Elif autonómica operativa la mayor parte del año.

También hay dos cuadrillas de tratamientos servícolas más en León y Zamora hasta alcanzar las 11 cuadrillas que incrementan el periodo de prestación y se renovará el convenio los campos de tiro con el Ministerio de Defensa con medios terrestres en Burgos, León y Valladolid y una máquina en León. Y se mejoran los medios tecnológicos, y en la comarca leonesa de El Bierzo se van a instalar otras diez cámaras de vigilancia que se sumarán a las doce ya existentes hasta un total de 22 para tratar de reducir el número de incendios que cada año se registra en esta zona, la más afectada de la Comunidad en cuanto a incendios cada temporada estival.

Habrá igualmente nuevos dispositivos móviles o tabletas que facilitarán información, un nuevo módulo de mensajería, una mejora del sistema de perimetración y la mejora de la aplicación informática de seguimiento de incendios forestales.

«Estamos preparados», destacaba Suárez-Quiñones, quien, pese a todo este dispositivo, pedía a la ciudadanía su colaboración tanto en materia preventiva como en la alerta de los fuegos e incluso denunciando a posibles pirómanos, pero también extremando la precaución, ya que el 94 por ciento de los incendios forestales que se producen son provocados por el hombre. Al respecto, el consejero insistía en que estamos ante un verano complicado y peligroso por la sequedad del terreno. En este sentido, llamaba a la ciudadanía a evitar en la medida de lo posible las acumulaciones de combustible en el entorno de zonas habitadas, segando y desbrozando la vegetación que ya está agostada o retirando los restos eliminados para evitar que se puedan prender.

En cuanto a los datos de este año, cabe señalar que hasta mayo se han registrado un total de 846 fuegos, lo que supone más del doble que en el mismo periodo del pasado año, que han quemado ya 657 hectáreas.

Si bien, Suárez-Quiñones ponía en valor que muchos de estos incendios se quedaron en conatos. Es decir fueron sofocados y apagados inmediatamente gracias a la rapidez de los efectivos contra el fuego.

Una Ley de incendios por el cambio climático

UGT reclama a la Junta una nueva Ley de Incendios que se adapte al cambio climático y una nueva regulación de la categoría de bombero forestal. También critica que el operativo en junio esté al 25 por ciento pese a la sequía y las altas temperaturas. El consejero recuerda que desde 2015 se están haciendo mejoras en el operativo.