Cataluña

La Generalitat asegura ahora que “los Mossos cumplirán la Ley” tras la sentencia

El cuerpo autonómico se reúne con la Policía Nacional y la Guardia Civil a pocos días de conocer el fallo sobre el 1-O

El conseller de Interior destina 384 nuevos agentes para Barcelona

Publicidad

La sentencia del juicio del «procés» parece inminente, casi con toda seguridad se hará pública a finales de esta semana o el próximo lunes, y las reacciones del independentismo son imprevisibles. El cuerpo de los Mossos d’Esquadra lleva tiempo resaltando que en todo momento cumplirán con la legalidad vigente.

Recientemente, pidieron a la ciudadanía, especialmente al sector más independentista, una «respuesta cívica y mesurada» ante la sentencia para los los políticos presos. No obstante, se pondrán en funcionamiento todos los efectivos de los antidisturbios de los Mossos d’Esquadra, y en general a la máxima cantidad de policías.

El conseller de Interior, Miquel Buch, aprovechando ayer la presentación de una nueva promoción de 384 agentes de los Mossos, destinados a Barcelona, señaló que «son momentos complejos para gestionar, por las situaciones políticas». Pero, por encima de todo, apeló al «libre ejercicio de los derechos y libertades», en clara referencia a las reacciones después de la sentencia. «Siempre cumpliendo con la ley», insistió.

Ante la nueva promoción de los Mossos, Buch destacó que el cuerpo autonómico «ha actuado con profesionalidad ante difíciles situaciones políticas», de nuevo en otra referencia al «procés» independentista, sobre todo en los dos últimos años. «Han sido situaciones políticas difíciles», y de hecho aprovechó para recordar al «amigo y conseller Joaquim Forn, y al mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero».

Publicidad

Añadió que los Mossos tendrán que resolver cualquier escenario que se produzca «siempre partiendo de los criterios de actuación y funciones fijadas en la ley Orgánica de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y de la Ley de la Policía de la Generalitat».

Además, mandos de los Mossos, Policía Nacional y Guardia Civil se reunieron ayer en la comisaría de Les Corts para coordinarse ante las eventuales protestas tras la sentencia. Fuentes policiales explicaron que se trató de una «reunión operativa», más o menos rutinaria, de cara a los posibles disturbios.

Publicidad

De hecho, ya han habido varias reuniones de carácter técnico marcadas por un «buen ambiente de coordinación», y se está tratando, por ejemplo, la delimitación de competencias, ya que los cuerpos policiales estatales tienen competencias en infraestructuras como puertos y aeropuertos, además de otros edificios administrativos.

Los traslados de agentes hacia Cataluña para las posibles reacciones ya empezaron, y una parte ya llegó al territorio, hecho que fuentes conocedoras de las reuniones enmarcaron en la normalidad y la coordinación con Mossos. No obstante, se tratan de unas cifras muy inferiores a las que se desplegaron hace dos años, en plena época turbulenta por el referéndum ilegal y la estéril declaración de independencia.

Unos 350 antidisturbios de la Guardia Civil se sumarán al dispositivo diseñado por el Ministerio en apoyo a los Mossos para afrontar posibles incidentes, mientras que la Policía Autonómica mantiene activados desde el segundo aniversario del 1–O a todos sus antidisturbios, que suman unos 500 efectivos.

La Policía Nacional también envió hacia Cataluña a unos 200 agentes en apoyo a los Mossos, cifra que puede ir aumentado en función de las circunstancias hasta un máximo de un millar de efectivos.

Por su parte, la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, confió, en la misma línea que Buch, en que «no habrá vulneración de la ley» tras la sentencia. Preguntada por una eventual aplicación del 155 de la Constitución, afirmó que parte del principio de que nadie quiere incumplir la ley, y confió en que el Govern tenga «el suficiente sentido de convivencia, de país, de construcción de espacios donde quepa todo el mundo para saber que ya se está suficientemente tensionados y con cuestiones sobre la mesa para añadir otras».

La delegada del Gobierno dijo que el president de la Generalitat, Quim Torra, es su president, pero que no tiene la «percepción» de que él quiera ser su presidente y que a veces se siente excluida.

Publicidad

Cunillera aseguró que se tiene preparado el operativo para colaborar cuando se produzca la sentencia del 1–O, que debe ser, según ella, justa y equilibrada, y que admitió que será un momento «emocionalmente duro», y remarcó que los cuerpos policiales colaboran entre sí, en referencia a la citada reunión.