El cuento de «Pretty woman» engatusa a jóvenes rumanas

Un estudio alerta de que la mayoría de mujeres explotadas sexualmente en España vienen de Rumanía y que cada vez hay más menores

La mayoría de mujeres rumanas víctimas de la explotación sexual son menores de 25 años
La mayoría de mujeres rumanas víctimas de la explotación sexual son menores de 25 años

Un estudio alerta de que la mayoría de mujeres explotadas sexualmente en España vienen de Rumanía y que cada vez hay más menores

Las mujeres rumanas que son explotadas sexualmente en España son cada vez más jóvenes. La mayoría tiene menos de 25 años, pero lo más alarmante es que cada vez hay más chicas menores de edad, según un estudio que la Fundación Surt presentó ayer en Barcelona con el apoyo del consulado de Rumanía.

Laura Sales, investigadora de la Fundación Surt, dedicada a la igualdad de género, explicó que «la trata de mujeres es un fenómeno difícilmente medible, tenemos pocos datos y quedan ocultos en los de la Fiscalía General del Estado, pero tenemos indicios de que el proceso de captación de las víctimas comienza en la adolescencia, incluso a los 14 años». El estudio, en el que han colaborado ONGs de Rumanía e Italia, recuerda que las mujeres rumanas son el colectivo de víctimas del tráfico con fines de explotación sexual más numeroso en España. Representan aproximadamente el 34 % del total, con 1.428 víctimas detectadas oficialmente en 2014.

Rumanía encabeza una lista a la que siguen las mujeres de China (13 %), República Dominicana (10 %), Brasil (7 %), Colombia (6 %), Nigeria (4 %) y Paraguay (4 %). En la presentación del estudio estuvo presente la cónsul general de Rumanía en Cataluña y las Islas Baleares, Geanina Boicu, que mostró su indignación por algunas conclusiones del análisis, que ha considerado «equivocadas».

Boicu se mostró en desacuerdo con el punto que afirma que en numerosas ocasiones la familia de las víctimas es consciente de la actividad ilegal que ejercen sus hijas en España o Italia (los dos principales países donde hay más trata de mujeres rumanas) y que aceptan el dinero que reciben por parte de las víctimas.

«Es una vergüenza para la familia, por lo que dudo mucho que una prostituta explique que ejerce esta actividad», declaró Boicu, que solicitó que también se haga un análisis «en el país de origen y no solo en el de destino». «En Rumanía todo el mundo tiene idealizadas España e Italia. Rumanía estuvo bajo un régimen de totalitarismo, por aquel entonces no sabíamos nada del oeste: las personas que vivían en un entorno rural empezaron a crear sueños e historias con películas como “Pretty Woman”», añadió la cónsul.

El estudio afirma que «el amor romántico es el mayor proxeneta», y que el principal gancho para captar a estas mujeres se lleva a cabo por parte de falsos novios o «lover boys». «El traficante promete una vida en común de acuerdo a unos roles tradicionales de género, un proyecto de matrimonio y una mejora de los ingresos y del nivel de vida», explicó Sales.

La fundación Surt anunció que a partir de mañana iniciará una campaña de sensibilización por las redes sociales, «De Rumanía a la trampa», para hacer visible la realidad de las víctimas.