El Gobierno “anuncia” que la estación de la Sagrera sigue sin fecha

El ministro de Fomento desconcierta al Ayuntamiento con una visita sin compromisos ni calendarios

El ministro durante su visita a la futura estación de alta velocidad de la Sagrera
El ministro durante su visita a la futura estación de alta velocidad de la Sagrera

El ministro de Fomento desconcierta al Ayuntamiento con una visita sin compromisos ni calendarios

La visita hoy del ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, ha sido cuanto menos desconcertante. La estación de alta velocidad la Sagrera languidece con ritmos de obra semejantes a los de la Sagrada Familia y la visita del ministro se esperaba para arrojar un poco de luz sobre la situación. Nada más lejos de la realidad. Han pasado apenas cinco meses desde que, el entonces responsable de Fomento, Íñigo de la Serna, situase en el año 2020 como horizonte para finalizar las obras. Ábalos, que hizo una breve visita de apenas 25 minutos, no quiso concretar ni fechas ni plazos. La visita del ministro, por lo tanto, es una incógnita.

Ábalos señaló que ha visitado esta infraestructura para "comprobar el avance de esta obra de referencia, emblemática"y que, junto con la estación de Sants, será la principal estación ferroviaria de Barcelona. Ábalos destacó que esta infraestructura, además de generar un nodo intermodal de transporte, con ferrocarril y autobuses, va a mejorar mucho las cercanías y va a suponer una actuación urbanística que permitirá una zona verde con un parque de 40 hectáreas.
Un proyecto "muy ambicioso", según Ábalos, por encima de los 900 millones de inversión, de los que más de 600 millones corren a cargo de Adif. Aunque no ha dado fechas de inauguración del proyecto, el ministro apuntó que se hará "por fases"y que para el año 2020 se repondrá la línea de los trenes que van a Mataró y, un año después, los de Granollers, a la vez que se trabaja en el proyecto de la estación.

La teniente de alcalde del Ayuntamiento, Janet Sanz, reclamó "compromisos"al Ministerio de Fomento para que la estación de la Sagrera sea una "realidad".