El Parlament tumba la moción de censura de C’s

El partido naranja solo consigue el apoyo del PP, mientras que el PSC ha mantenido su abstención. El partido de Colau se ha unido al independentismo y ha votado en contra

El partido naranja solo consigue el apoyo del PP, mientras que el PSC ha mantenido su abstención. El partido de Colau se ha unido al independentismo y ha votado en contra

El Parlament ha tumbado por amplia mayoría la moción de censura que ha impulsado C’s contra Quim Torra. El partido naranja solo ha logrado sumar el apoyo del PP, mientras que el PSC ha mantenido su abstención. El partido de Ada Colau se ha unido al independentismo y ha votado en contra.

C’s ha cosechado así un revés parlamentario en pleno camino hacia las elecciones generales, una circunstancia que ha planeado permanentemente en todo el debate. Las acusaciones de “electoralismo” contra el partido naranja se han convertido en uno de los principales ejes de las intervenciones del resto de grupos. La cota de mayor tensión que se ha registrado, en todo caso, ha tenido como protagonistas a la líder de C’s, Lorena Roldán, y al primer secretario del PSC, Miquel Iceta.

La abstención del PSC ha desatado un contundente enfrentamiento entre Iceta y Roldán. El líder del PSC ha definido la iniciativa de C’s como “una operación política, propagandística” de cara al 10-N, ya que, a su juicio, tampoco ha hecho esfuerzos porque prospere. “Es su moción, la moción de Lorena Roldán. No la moción de la libertad, ni la moción de la convivencia ni de la concordia. Es la moción de la fracasada Lorena Roldán”, ha espetado, tras recordar las reiteradas negativas de Inés Arrimadas a impulsar una moción de censura en el pasado. De hecho, esta iniciativa fue propuesta por el líder del PP, Alejandro Fernández, el pasado 16 de septiembre y, entonces, los naranjas no se sumaron.

Roldán ha puesto permanentemente en entredicho que Iceta esté del lado del constitucionalismo. “Esta abstención, al final, actúa de cómplice del separatismo. No hay más, solo hay dos opciones: o decirle que no al señor Torra y a los comandos radicales separatistas o decirle que sí a la convivencia y a la libertad. No hay más opciones posibles”, ha expuesto Roldán. En este sentido, la dirigente naranja ha insistido en la unidad constitucionalista, fracturada desde hace meses, y el debate parlamentario de hoy no ha hecho más que ahondar en esa división. “Hoy podría haber sido un día de unión, y ustedes, sin embargo, lo han convertido en un día triste para el constitucionalismo”, ha asegurado, y ha agregado: “Si no vamos ahora de la mano, entonces, ¿cuándo?, señor Iceta. ¿Qué más tiene que pasar en Cataluña para que ustedes dejen a un lado las siglas, las ideologías, los egos, y vayamos todos de la mano? Eso es lo que quieren muchísimos catalanes en la calle. Quieren que nos entendamos”.

Tras el rifirrafe entre Roldán e Iceta, ha intervenido el presidente del PP en Cataluña, Alejandro Fernández, para dar también reflejo de la división del constitucionalismo. Nada más arrancar su intervención, ha advertido de que solo dedicaría “quince segundos a censurar al gobierno de Quim Torra”. El resto del tiempo, lo ha empleado en mayor o menor medida, en atacar al PSC, y también en tratar de trazar el nuevo rumbo que debe de emprender el constitucionalismo. “No existe un punto intermedio entre democracia y desobediencia, entre democracia y caos, entre democracia y libertad, entre democracia y disturbios callejeros”, ha afirmado, en referencia a Iceta. Fernández, más allá de los reproches al líder del PSC, ha diagnosticado “los graves problemas de calidad democrática” en que se encuentra sumida Cataluña porque, a su juicio, hay “un gobierno que exige una ideología obligatoria y margina a la mitad de la población que no la tiene”.

A su juicio, los planteamientos del constitucionalismo son tratados como “un anatema” y “humillados” en los medios de comunicación públicos. “Se trata de colonos botiflers o ñordos a los que defienden nuestra idea”, ha precisado. La solución al momento político actual es, bajo su prisma, un gobierno no nacionalista, y en este sentido, la moción de censura es el primer paso hacia la victoria. “Esta moción de censura de hoy debe ser el punto de inflexión para una política y un proyecto nuevo, fuerte, unido, una auténtica alternancia, alternativa para gobernar”. “Vamos a perseverar, tendremos toda la paciencia que haga falta, la misma si es necesario que han tenido los nacionalistas durante más de treinta años de proceso de construcción nacional”, ha zanjado.

Por la mañana, con el propósito de ningunear a C’s, la portavoz de la Generalitat, Meritxell Budó, ha salido en defensa del Govern y de Quim Torra, que ha quedado en un segundo plano en toda la jornada pese a que, sobre el papel, tenía que acaparar la mayor parte de los focos. Budó ha acusado a C’s de “hacer un uso fraudulento de los recursos públicos” al impulsar una moción de censura que está abocada al fracaso. “Está haciendo un uso interesado y fraudulento del Parlament y de los recursos públicos que se han tenido que usar para la celebración de este plenario”, ha espetado Budó.

Budó, que tenía 30 minutos para intervenir, tan solo ha usado diez, de manera intencionada, según ha recalcado. La portavoz del Govern ha argumentado que el Govern no quiere contribuir al “mal uso de las instituciones” y ha acusado a C’s de convertir la moción de censura en un “acto electoral”. “Esto no es un bar, no es un plató de televisión, no es un pabellón donde hacer actos de campaña. Es el Parlament”, ha afirmado Budó. “Ha hecho un mal uso de la moción que no es respetuoso ni con la ciudadanía ni con el Parlament”, ha agregado, tras recordar que solo hace once días se celebró un debate amplío con motivo del Debate de Política General.

Roldán, en su turno de réplica ha contraatacado a Budó, a quien ha acusado de viajar a Waterloo para visitar a Carles Puigdemont con recursos públicos. En un desplazamiento a Bélgica en el que participaron una gran cantidad de alcaldes independentistas (noviembre de 2017), Budó endosó el gasto al Ayuntamiento de La Garriga (Barcelona), donde por aquel entonces era alcaldesa. Posteriormente, rectificó y asumió el coste.

Roldán ha justificado su iniciativa al considerar que se han rebasado todas las líneas rojas después de que Torra “jaleara” a los siete miembros de los CDR detenidos y acusados de terrorismo. “Usted ha jaleado a los que han escogido la vía de la violencia, ha lanzado un mensaje de impunidad y un mensaje de acoso a la policía que es quien nos protege”, ha dicho, en alusión también a la moción que pedía la retirada de la Guardia Civil de Cataluña. Asimismo, Roldán ha considerado que “la prueba más evidente del porqué es tan necesario la moción” es que Torra no haya comparecido. “Esperemos que salga y dé la cara y no se esconda detrás de sus conselleres”, ha afirmado en una de sus múltiples intervenciones.