El Museo Picasso buscará la sombra del pintor en el arte actual

Picasso trabajando en su taller y capturado por la cámara de David Douglas Duncan.
Picasso trabajando en su taller y capturado por la cámara de David Douglas Duncan.

Por primera vez, la principal exposición del Museo Picasso de Barcelona para la próxima temporada, que fue presentada ayer, no tendrá presencia alguna de obras del artista malagueño, aunque se sentirá su sombra. «Post Picasso. Reacciones contemporáneas», que abrirá sus puertas el próximo 7 de marzo, tratará de bucear en la profunda huella dejada por el gran pintor en otros autores, con obras de los últimos 20 años. Para ello se exhibirán 75 trabajos de 42 creadores de una docena de países de África, Asia, Europa y América. Entre ellos destaca nombres como el de Chéri Samba, de la República Democrática de Congo; M. F. Husain y Atul Dodiya, de India; Folkert de Jong y Rineke Dijkstra, de los Países Bajos; o Jasper Johns y Jean-Michel Basquiat, de Estados Unidos.

Pero Picasso también estará en su museo de la capital catalana. El director del centro, Bernardo Laniado-Romero, anunció ayer las exposiciones que podrán verse. Una de ellas estará dedicada a los paisajes que Picasso dedicó a Barcelona durante su juventud. Es un importante volumen de composiciones entre dibujos y pinturas. Una buena parte de esa intepretación de la ciudad en la que se formó como artista se mostrará a partir del 29 de mayo.

Una mención aparte la merece la presentación, desde el 2 de octubre, de una parte de la donación que el fotógrafo estadounidense David Douglas Duncan. En esta ocasión será una selección de 99 imágenes, con Picasso como protagonista, que estarán acompañadas de piezas del centro con las que creará un diálogo artístico.

Al igual que ha pasado este año, el museo también tendrá algunas obras invitadas temporalmente, concretamente de la última etapa del artista y procedentes de colecciones privadas. Son dos óleos de grandes dimensiones y pintados en 1969. Son «Adolescente» y «Le Nain», este último inspirado en el célebre retrato que Velázquez dedicó al enano Sebastián de la Morra. Por ese motivo, ambos cuadros picassianos estarán en la Sala 12 del museo junto a «Las meninas» que reinterpretó el genio malagueño.

El Museo Picasso de Barcelona tiene previsto iniciar durante 2014 los catálogos sobre la pintura y sobre la colección de grabados, los cuales se publicarán respectivamente entre los años 2015 y 2016.

Por otra parte, también se restaurará la pintura «Retrato de Carles Casagemas» (1899-1900) y de toda la serie de grabados de «Las Metamorfosis de Ovidio» (1931) –donados al centro por Salvador Dalí–, y que sufre un avanzado grado de oxidación.

El edificio también será objeto de una especial atención a finales del próximo año, cuando se comiencen las obras de mejora de una parte del techo, con pintura decorativa del siglo XIX de la llamada sala «Ciencia y caridad».