JxSí y la CUP impulsan las leyes para aprobar la desconexión

«Son los tres pilares para que la república catalana pueda existir», ha dicho uno de los diputados de la CUP

Carles Puigdemont responde a una pregunta durante la primera sesión de control al nuevo gobierno catalán que se celebra en el Parlament.
Carles Puigdemont responde a una pregunta durante la primera sesión de control al nuevo gobierno catalán que se celebra en el Parlament.

Junts pel Sí y la CUP han iniciado hoy los trámites en el Parlament para crear las tres leyes de "desconexión"con el Estado (Transitoriedad Jurídica, Hacienda Pública y Seguridad Social), previstas en la declaración independentista del 9 de noviembre que fue suspendida por el TC.

La declaración rupturista aprobada por el Parlament el pasado 9 de noviembre comenzó ayer su desarrollo. El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ya advirtió de que su «valor político» se conservaba intacto, a pesar de que el Tribunal Constitucional (TC) la suspendió por unanimidad. La mencionada declaración proclamó solemnemente «el inicio del proceso de creación del Estado catalán independiente en forma de república» y en uno de sus puntos instó a «iniciar en el plazo máximo de 30 días la tramitación de las leyes de proceso constituyente, de seguridad social y de la hacienda pública».

El plazo de 30 días expiraba el próximo martes, 9 de febrero, ya que Puigdemont fue investido el pasado 10 de enero y ahí se puso en marcha el contador. A falta de seis días días para la fecha límite, los grupos parlamentarios de Junts pel Sí y la CUP iniciaron ayer los trámites en el Parlament para comenzar a redactar las tres leyes mediante una petición dirigida a la Mesa de la Cámara para que se constuyan una ponencia conjunta que permita elaborar las mencionadas leyes.

Junts pel Sí y la CUP se cuidaron de no poner nombres de inspiración soberanista a las ponencias conjuntas para no ponérselo sencillo al TC. «Este Parlamento tiene iniciativa legislativa en relación a una administración tributaria, una protección social integral de sus ciudadanos y al régimen jurídico aplicable a Cataluña», argumentó el diputado de la CUP Benet Salellas para cerrar el paso al Constitucional.

El diputado antisistema se mostró muy satisfecho con el primer trámite realizado porque las tres leyes son consideradas imprescindibles en la construcción de la Cataluña independiente. «Son los tres pilares para que la república catalana pueda existir. Estamos muy contentos de que se den ya pasos adelante, es la demostración de que estos 18 meses sirven para construir la república catalana», se felicitó Salellas.

La argumentación de la CUP choca de pleno con el fallo del Tribunal Constitucional sobre la declaración rupturista. «La Cámara autonómica no puede erigirse en fuente de legitimidad jurídica y política, hasta arrogarse la potestad de vulnerar el orden constitucional que sustenta su propia autoridad», dijo el TC.

Sin embargo, los independentistas consideran que el Constitucional no puede limitar la iniciativa del Parlament para abordar los tres ámbitosmencionados.«Si el propio Estado, a partir de aquí, quiere eliminar la capacidad legislativa de este Parlament, evidentemente será un ataque frontal a las instituciones catalanas. Y reaccionaremos con una respuesta de la misma magnitud, calibre y contundencia», advirtió el parlamentario de la CUP.

Puigdemont, por su parte, tampoco se mordió la lengua en el Parlament. «Hemos venido a preparar un Estado para ser independientes en 18 meses, que nadie lo dude», dijo.