El encarcelamiento de los CDR desata la bronca en el Parlament

Los partidos independentistas abandonan el Pleno tras un enfrentamiento verbal con diputados constitucionalistas

Los partidos independentistas abandonan el Pleno tras un enfrentamiento verbal con diputados constitucionalistas

El independentismo ha usado la operación policial del lunes contra los CDR para dar el pistoletazo de salida al «otoño caliente». Los partidos separatistas han dado hoy un paso más en su escalada de tensión y confrontación con el Estado y han protagonizado una bronca en la primera sesión parlamentaria del nuevo curso político en Cataluña. El Pleno, sacudido por la orden de prisión incondicional para los siete detenidos, decretada por la Audiencia Nacional, ha terminado con duros enfrentamientos verbales entre diputados separatistas y constitucionalistas.

La trifulca ha estallado cuando la CUP ha pedido la suspensión temporal de la sesión parlamentaria reclamando la convocatoria de una Junta de Portavoces, cuando se estaban desarrollando las votaciones del Pleno, para consensuar una respuesta institucional ante la decisión judicial. El presidente del Parlament, Roger Torrent, ha rechazado detenerlo y los cuperos han abandonado el hemiciclo. Las votaciones se han desarrollado y cuando han concluido se ha acentuado la tensión: ERC y JxCat se han alineado con la petición de la CUP y han roto en aplausos y gritos de «libertad» para los siete presos. Cuando C’s ha reaccionado para reprenderles por «jalear a los terroristas», Torrent ha llamado la atención del diputado Carlos Carrizosa hasta en cuatro ocasiones, que ha acabado expulsándolo. Pero no solo el independentismo político ha cerrado filas con los detenidos, también el separatismo civil se ha echado a la calle en diferentes puntos de la autonomía para arroparles.

Con la contribución y alineamiento de los «comunes» y el aval de JxCat, ERC y la CUP, la Junta de Portavoces ha aprobado finalmente una declaración institucional. «La Junta de Portavoces denuncia la campaña de criminalización del movimiento independentista, democrático y cívico y el intento de equiparar independentismo con terrorismo», arranca el texto, breve y de cuatro párrafos. Las cuatro fuerzas rechazan «la operación impulsada por la Audiencia Nacional y la Guardia Civil» del lunes y consideran que se «vulneraron los derechos fundamentales» de los detenidos, ahora acusados de terrorismo tras encontrar presunto material apto para la fabricación de explosivos. También, en el documento rubricado por los «comunes», que en los últimos días ha experimentado un acercamiento notable al separatismo, «denuncia la deriva represiva y autoritaria del Estado».

El Pleno también ha servido para aprobar las propuestas de resolución que deben servir para marcar el rumbo político de los próximos meses. Entre las iniciativas aprobadas, destaca la que han impulsado conjuntamente los tres partidos separatistas y que dibuja una propuesta de mínimos para dar respuesta a la sentencia del “procés”, que pasa por reclamar la amnistía para los presos y porque el Parlament y las principales instituciones catalanes lideren una acción basada en el “respeto” a los derechos civiles y políticos y el ejercicio del derecho a la autodeterminación.