Los turistas extranjeros gastan en Cataluña 46.000 euros diarios

Las visitas se desestacionalizan y crecen tres veces más en la temporada baja que en la alta

El gasto de los turistas en Cataluña ha crecido un 2,4 por ciento este año
El gasto de los turistas en Cataluña ha crecido un 2,4 por ciento este año

Si hay algún sector económico que ha conseguido salir medianamente airoso de la crisis ese ha sido, sin duda, el turismo. Si bien es cierto que la coyuntura de los países mediterráneos, tras las primaveras árabes, ha favorecido la llegada de visitantes, Cataluña, a tenor de los datos ofrecidos ayer por la Generalitat, ha hecho los deberes y, sobre todo, ha conseguido desestacionalizar el turismo. Así pues, Cataluña recibió 13,9 millones de turistas extranjeros entre enero y septiembre, un 3,2 por ciento más que en el mismo periodo del año pasado, pese a la importante caída del mercado ruso, del 40 por ciento. En total, se dejaron 12.501 millones, un 2,4 por ciento más, unos 46.000 euros al día.

Los franceses siguen siendo los que más vienen y, también, los que más gastan (1.900 millones), seguidos de los británicos (1.183 millones). En tercer lugar se sitúa el gasto global de los turistas de Estados Unidos (989 millones), muy por delante de los rusos, que han rebajado el nivel de viajes y también de gasto, tras la devaluación del rublo. Si analizamos sólo la temporada de verano, los datos son más negativas ya que el gasto ha bajado. La Generalitat lo atribuye a la creciente desestacionalización de la afluencia del turismo extranjero, que tiende a distribuirse durante todo el año.

En cuanto a su procedencia, durante los nueve primeros meses del año, 3,9 millones de los turistas que llegaron a Cataluña procedían de Francia, con un crecimiento del 9,8 por ciento; 1,5 millones del Reino Unido, un 4,6 por ciento más; y algo más de un millón vinieron de Alemania, un descenso del 10 por ciento respecto al mismo periodo del año pasado. Al parecer, este año se han decantado por el mercado griego. El conseller de Empresa, Felip Puig, que presentó los datos, apuntó que Cataluña está en condiciones de ser una gran «potencia turística» en el mundo y que ya se ha consolidado en el podio europeo del sector. No obstante, añadió que espera que el próximo año la Generalitat cuente con estadísticas turísticas propias, ya que los datos con los que trabajan actualmente «en algunos momentos generan dudas», y aseguró que la excesiva volatilidad del funcionamiento de algunos mercados hace que los datos se cojan con «precaución».

El gasto ha crecido en alojamiento un 10,2 por ciento; transporte, 9,9 por ciento; alimentación, 2,9 por ciento; y excursiones, 1,3 por ciento; mientras que los apartados donde se registraron caídas han sido en paquetes turísticos, con un descenso del 13,3 por ciento, y restauración, 3,1 por ciento menos. En lo que llevamos de año, las pernoctaciones han aumentado un 2,9 por ciento en los hoteles, un 4,5 por ciento en los cámping y un 12,5 por ciento en turismo rural, lo que viene a reforzar la idea de que sube la descentralización del turismo, mientras que el alojamiento en los apartamentos turísticos ha bajado un 0,80 por ciento.

Sobre la plataforma de alquiler de apartamentos entre particulares Airbnb, Puig señaló que «tarde o temprano» llegarán a un acuerdo y que las conversaciones con esta empresa y otras de este tipo «progresan adecuadamente».

Durante el año 2015, la Generalitat ha mantenido una serie de actuaciones para regularizar los apartamentos turísticos de uso ilegal y, actualmente, hay registrados más de 46.000 establecimientos, que supone la regularización de 264.000 plazas, el 52,7 % de la oferta que se estima que hay en Cataluña.