Los vestidos de los artistas

La Galería Francesc Mestre Art sigue la relación histórica entre moda y arte

«El descanso», de Ismael Smith.
«El descanso», de Ismael Smith.

La Galería Francesc Mestre Art sigue la relación histórica entre moda y arte

La moda ha buscado desde el inicio de los tiempos inspiración en los grandes pintores del pasado. Hay vestidos inspirados en Mondrian o en Picasso como hay cortes de trajes masculinos sacados literlmente de los cuadros de Edward Hooper. Sin embargo, la inspiración siempre fue recíproca y la moda ha estado muy presente en las creaciones de los grandes artistas, aunque sea de manera testimonial, como forma de dejar rastro definitivo de los tiempos en sus telas.

La galería Francesc Mestre Art propone un fascinante viaje por la moda del siglo XVI a nuestros días a través de los grandes artistas. Pinturas, dibujos, grabados, esculturas, todo vale para convertir a la figura humana en representación estética de su tiempo. Entre otros artistas se podrán ver obras de Martí Alsina, Alfred Opisso, Ismael Smith, Isidre Nonell, Ràfols Casamada, Joaquim Mir, Ricard Canals, Emili Grau Sala y un largo etcétera.

La exposición se centra en la figura femenina, en obras en las que se ve la preocupación por la veracidad en la representación del estilo y la elegancia de su tiempo. De esta forma, vemos el «look» masculino de los años 20 en el cuedro «La dama del coche» de Gumersindo Sainz de Morales. Los sombreros de copa ancha y ala caída de principios de siglo XX en el dibujo «Portrait de Femme», de un joven Joan Miró. Las largas mantillas folclóricas de «Gitana, 1909», de Isidre Nonell, o los vaporosos tuls de finales del XIX en el cuadro «Retrato de dama», de Ricard Canals.

Todas las obras forman parte de la colección de la galería y convierten a la exposición en una especie de juego por ver la evolución que ha sufrido la mujer en los últimos años. Nada tiene que ver los vestidos anchos y caídos a ras de suelo del siglo XVI, pintados por Cesare Vecelio con el «look» coqueto y muy femenino de la mujer de Xavier Gosé en el cuadro «Señorita arreglándose en el tocador».

La muestra no se limita a colgar en la pared una serie de cuadros, sino que propone un diálogo de tú a tú de cada obra con un vestido actual, diseñado por la joven creadora María Roch. De esta forma, sus diseños se sitúan junto a las obras y vemos como las modas son cíclicas y cada vestido de hace cien años puede tener una especie de doble en la actualidad Roch ha cedido sus vestidos, surgidos de su taller y las dos tiendas que tiene en Barcelona, es Sant Gervasi y en el Born. Espectacular, por ejemplo, el diseño de Roch acostado frente «El descanso», lienzo de 1915 de Ismael Smith en la que se ve una mujer acostada en un diván jugueteando con sus cojines.

Además de los diseños de Roch, la exposición también incluye vestidos de época de la colección de Oleguer y María Junyent. Ver un traje de fiesta de principios del XX junto a la ilustración «La virtud de la mujer», de Ricard Opisso, con su sátira de costumbres, es todo un regalo para la vista. En definiva, una gran celebración del arte y el estilo.