¿Qué son los CDR?

Nacieron antes del 1-O para posibilitar su celebración. Se organizan de forma asamblearia y podría haber más de 300

Simpatizantes independentistas de los CDR en las inmediaciones de la Pla de Palau, cerca de la Llotja de Mar de Barcelona, durante el pasado Consejo de Ministros, que se realizó en diciembre del años pasado
Simpatizantes independentistas de los CDR en las inmediaciones de la Pla de Palau, cerca de la Llotja de Mar de Barcelona, durante el pasado Consejo de Ministros, que se realizó en diciembre del años pasado

Nacieron antes del 1-O para posibilitar su celebración. SE organizan de forma asamblearía y podría haber más de 300

“Empieza la revuelta”. Con este mensaje han respondido los CDR a la operación de la Guardia Civil a través de su cuenta oficial de Twitter, un canal que siempre utilizan para llamar a la movilización. Pero, ¿qué son los CDR y cómo se organizan? Los autodenominados Comités de Defensa de la República nacieron antes de la Declaración Unilateral de Independencia del 27 de octubre. Concretamente, se formaron a finales de septiembre, en la víspera del 1 de octubre y bajo el nombre de Comités de Defensa del Referéndum. Su propósito no era otro que organizarse para acudir a los colegios electorales, mantener los centros abiertos ante la presencia policial y posibilitar la celebración del 1-O.

Así son los GAAR, el “brazo operativo” de los CDR que opera con técnicas de “kale borroka”

En un claro guiño a los Comités de Defensa de la Revolución Cubana, su nombre mutó poco después, cuando el proceso soberanista estalló con la DUI del 27 de octubre y la posterior aplicación del 155. Aquí empezaron sus primeras protestas, organizadas a través de aplicaciones de mensajería como Telegram y difundidas en las redes sociales.

La mayoría de los CDR están formados por asociaciones de vecinos, movimientos sociales, entidades vinculadas al independentismo y militantes de partidos políticos, aunque muchas de las personas que forman parte no tienen más afiliación que pertenecer a un CDR. Vinculados inicialmente a las juventudes de la CUP (Arran y Endavant), su influencia va mucho más allá de la formación antisistema, es transversal y abarca también asociaciones de otros partidos y fuerzas soberanistas. A nivel local es donde habría los grupúsculos más radicalizados.

Cuantificar cuántos hay resulta difícil: se organizan a nivel local, por todo el territorio catalán, y se calcula que podría haber más de 300, algunos incluso fuera de Cataluña y en el extranjero. En las grandes ciudades, por ejemplo en Barcelona, se agrupan por barrios. Sobre su estructura, se reúnen siempre a nivel local, en asambleas donde toman las decisiones por municipios y coordinan las acciones a seguir en todo el territorio. Luego se agrupan por zonas o comarcas. Cada grupo es independiente de los demás, aunque están en contacto permanente a través de las redes y se coordinan en momentos importantes.

Algunas de sus protestas más destacadas llegaron a raíz de los “paros de país” de octubre y noviembre de 2017. No obstante, las más sonadas se produjeron hace justo ahora un año, coincidiendo con la celebración del primer aniversario del 1-O. Entonces y de forma coordinada, cortaron las vías del AVE, autopistas, carreteras y pasos fronterizos. Además, actuaron con contundencia en diciembre del año pasado y ante la celebración del Consejo de Ministros del Gobierno de Pedro Sánchez en Barcelona. Las visitas del Rey Felipe VI también están en su punto de mira.