Una mirada al coleccionismo

La muestra en la Fundación Godia permite conocer obras de la colección privada de Cal Cego
La muestra en la Fundación Godia permite conocer obras de la colección privada de Cal Cego

Bajo el título de «Iceberg. La realidad invisible», la Fundación Francisco Godia presenta en una exposición una reflexión sobre la realidad y lo aparente. Para ello se apoya en una serie de obras procedentes de la colección privada de Cal Cego. Con el apoyo de dos piezas «clásicas» de la Fundación Godia –un bodegón del pintor barroco Juan van der Hamen y la composición «Concetto spaziale» de Lucio Fontana– , la muestra sigue con la presencia de autores internacionales contemporáneos que se mueven entre la video-creación, la fotografía o la instalación.

Por todo ello, la exposición se articula a la manera de un juego de asociaciones y paralelismos entre estas piezas, poniendo el acento en la preocupación por la realidad, el lenguaje y el sentido de las imágenes. Eso es lo que se plasma en «Edificio iluminado» de Santiago Sierra y «Cine Majestic/Carpentry shop. Habana Vieja» de Stan Douglas. El preimero se basa en un edificio de la ciudad de México, abandonado tras el terremoto de 1985, creando un choque entre la monumentalidad y la ruina. Por su parte, Douglas fotografía un antiguo cine en La Habana, reconvertida en una carpintería.

Otro juego de referencias lo localizamos en «Kissing with amobarbital» de Douglas Gordon y «Videopainting #2/Video d'ameublement» de Andreas M. Kaufmann. Gordin fotografía todo tipo de besos, ya sea en una inauguración o en labios rociados con un barbitúrico que se emplea como sedante. Todo ello sirve para que el artista presente cómo un gesto de confianza, se produce un pequeño envenenamiento que provoca una pérdida de voluntad. Todo ello contrasta con el trabajo de Kaufmann, quien se basa en uno de los besos más famosos de la historia del cine, como es el de Humphrey Bogart e Ingrid Bergman en «Casablanca» de Michael Curtiz.

Probablemente una de las más sorprendentes obras en la Fundación Godia es la que firma Christine Borland, quien elabora compota con las manzanas del árbol que inspiró a Isaac Newton su teoría sobre la gravedad, de manera que lo que ha sido un relato mítico se ha convertido en algo concreto.

Ignasi Aballí reflexionha sobre la desaparición, el vacío que dejan las cosas. Su propuesta reúne una serie de carteles de películas basados en guiones del escritor francés Georges Perec y que nunca llegaron a rodarse.