Comunidad Valenciana

Alicante será epicentro de grandes terremotos, según los expertos

El científico Pedro Alfaro asegura que toda provincia tiene más opciones de sufrir seismos devastadores de mayor magnitud que el Lorca en 2011

El científico Pedro Alfaro asegura que toda provincia tiene más opciones de sufrir seismos devastadores de mayor magnitud que el Lorca en 2011

Publicidad

El doctor en Geología por la Universidad de Alicante (UA) Pedro Alfaro asegura que «en la provincia de Alicante se han producido y se producirán terremotos más grandes que el de Lorca en 2011».

El divulgador científico participará la próxima semana en «DivulgArte», una muestra que trata de entrelazar los caminos de la ciencia y el arte contemporáneo. Le acompañará el artista plástico Antonio Fernández Alvira. La sesión llevará el título de «Terremotos y Arte».

Alfaro tira de hemeroteca para justificar su tesis: «el terremoto de Torrevieja en 1829 fue sesenta o setenta veces más grande que el de Lorca». Las cifras corroboran sus palabras: 389 muertos y 377 heridos fue el saldo de aquel seísmo que ha cumplido ahora 190 años de historia.

Es por este motivo por el que el geólogo tiene pleno convencimiento de que la zona alicantina es más propensa a padecer temblores más profundos y severos que los vividos en la historia reciente en la Región de Murcia.

Publicidad

Una zona peligrosa

El de Lorca de 2011, de 5,1 grados de magnitud, se saldó con nueve víctimas mortales y más de 300 heridos, algunos de ellos en estado grave. Pese a que la Región de Murcia se encuentra en la zona más activa de España en cuanto a fenómenos sismológicos se refiere, no alberga los más peligrosos.

Publicidad

Es en la zona sismológica del bajo Segura alicantino donde tres fallas convergen: la de Torrevieja, la de Guardamar del Segura y la de Benejúzar-Benijófar. Fue en la década de 1820 cuando más seísmos se detectaron en esta comarca. El más grave fue el ya citado de Torrevieja en 1829, que tuvo su epicentro en Almoradí, pero causó la gran parte de los daños humanos y materiales en la ciudad que le puso nombre al temblor.

No obstante, pese a la dureza de las declaraciones de Alfaro, la realidad hoy es muy diferente a la de hace dos siglos. El científico admite que los efectos de los terremotos se pueden reducir. La tecnología de prevención y la arquitectura especial son dos de los principales pilares de defensa ante el gran azote de la naturaleza que suele padecer nuestro país.

El último terremoto en la Comunitat, en octubre

El último seísmo sentido por la población valenciana se produjo el pasado 17 de octubre. Con una calificación de entre IV y V, se sintió con notoriedad en Manises, aunque el epicentro estuvo en el Golfo de Valencia. También se apreció en Paterna, Cullera, Sueca, Alfafar, Gandía o Valencia.