Política

Català, reto bonito y complicado

María José Català ya es candidata a la Alcaldía de Valencia por el PP y con ello ha aceptado un reto con suficientes derivadas complicadas que le obligan a devanarse los sesos y a trabajar duro. Por factores internos y externos

La Razón
La RazónLa Razón

María José Català ya es candidata a la Alcaldía de Valencia por el PP y con ello ha aceptado un reto con suficientes derivadas complicadas que le obligan a devanarse los sesos y a trabajar duro. Por factores internos y externos

María José Català ya es candidata a la Alcaldía de Valencia por el PP y con ello ha aceptado un reto con suficientes derivadas complicadas que le obligan a devanarse los sesos y a trabajar duro. Por factores internos y externos.

Por un lado, afronta la reunificación de las huestes populares, cuya representación municipal ha permanecido casi desaparecida por culpa de las imputaciones de nueve de sus diez concejales. De ahí que sólo pueda contar con Eusebio Monzó para configurar su candidatura. Bien es verdad que, si desea aprovechar el caudal de experiencia e influencia orgánica de esos nueve ediles, deberá mediar alguna satisfacción para el futuro. Todos o casi todos cuentan con familiares en la militancia activa del PP.

Por contra, si nos atenemos al comunicado de ayer de la familia de Rita Barberá, Català va a tener imposible su adhesión, aunque siempre podrá recuperar a personas como Marta Torrado, Jorge Bellver y alguna otra que pueda seducir a los círculos ritistas de la organización del «cap i casal». Es normal el reconocimiento y el intento de vindicación de quien fuera la mejor alcaldesa de Valencia y de su legado. Curiosa es, en este sentido, la similitud de la nominación de ambas «terceronas». Rita fue designada en enero de 1991 tras las negativas de Manuel Broseta Pont y Leopoldo Ortiz, y Català en el mismo mes de 2019 tras el rechazo de las ofertas a Esteban González Pons y Manuel Broseta Dupré. Resultado, de 24 años de mandato popular.

Queda pendiente conocer el desenlace del pulso, conocido por publicado, entre la presidenta regional, Isabel Bonig, y Català respecto a la aspiración de ésta de ocupar un puesto en la lista a Les Corts, como hizo Rita. Cualquier resultado puede dejar a una victoriosa y a la otra derrotada.

La invitación de mi amigo Rogelio hace un par de días a Ximo Puig y a la izquierda, puede servir perfectamente para Bonig, Català y demás «la preocupación es inútil. Dios es misericordioso y escuchará tu oración... La oración es la mejor arma que tenemos; es la llave al corazón de Dios. Debes hablarle a Jesús, no solo con tus labios sino con tu corazón. En realidad, en algunas ocasiones debes hablarle solo con el corazón...». Si le hacen caso, la plaza de la Virgen puede verse muy concurrida. Así es la vida.