Joan Ribó debe 74.000 horas extra a los policías locales generadas durante 2017

La menguada plantilla policial tendrá 10.549 días libres durante 2018 por las horas extras trabajados.

La Razón. Actualmente, la plantilla policial tiene 1.578 efectivos, mientras que en el año 2009 había 1.699 agentes. Este año se jubilarán 25 policías y 110 pasarán a segunda actividad.
La Razón. Actualmente, la plantilla policial tiene 1.578 efectivos, mientras que en el año 2009 había 1.699 agentes. Este año se jubilarán 25 policías y 110 pasarán a segunda actividad.

La menguada plantilla policial tendrá 10.549 días libres durante 2018 por las horas extras trabajados.

El Ayuntamiento de Valencia adeuda a sus policías locales 73.845 horas extraordinarias generadas durante 2017.

De este modo, la ya de por sí insuficiente plantilla policial valenciana disfrutará durante este año de 10.549 días libres, con lo que su presencia en la calle será todavía más escasa.

A ello hay que añadir que en los últimos dos años se han perdido 50 efectivos pasando de 1.628 a los 1.578 actuales. Además, durante este año se prevé la jubilación de 25 efectivos más.

De los policías en activo, hay 388 que se hallan en segunda actividad por su edad, y durante este año se espera que pasen a dicha situación otros 110 agentes, por lo que la situación del cuerpo de la Policía Local en Valencia se puede considerar de delicada.

La presión laboral que sufren los policías locales también pasa factura a los agentes, ya que actualmente hay 133 policías de baja. Dicha cifra supone el 50 por ciento de las bajas que ahora mismo tiene la plantilla laboral del consistorio del «cap i casal».

La Policía de Barrio ha sido la unidad más perjudicada con un descenso de efectivos del 26 por ciento, pasando de los 225 de 2015 a los 180 que actualmente patrullan la ciudad.

Los cambios efectuados desde la Concejalía de Policía Local reorganizando demarcaciones y sacando a la calle efectivos que estaban en tareas administrativas no ha conseguido paliar el déficit de agentes que arrastra el cuerpo desde hace más de una década y cuya escasez comienza a generar problemas.

En opinión del Partido Popular, el problema es «político» y pasaría por la predisposición de Ribó a ampliar la plantilla de policías. «La realidad es que Ribó se encuentra muy incómodo cuando habla de temas policiales, porque dentro de sus planteamiento políticos, la ampliación de los recursos humanos y técnicos de la Policía Local no es una prioridad, pese al riesgo que existe de que la plantilla quede bajo mínimos», según el concejal Alberto Mendoza.

Según el edil popular, «en los últimos 18 años la Policía de Valencia pasó de tener algo más de mil agentes, a los 1.628 del año 2015, llegándose en el año 2009 (cuando entraron los últimos agentes de la oferta de empleo de 2006) a los 1.699, situándose en un ratio de más de dos policías por cada mil habitantes».

Mendoza defendió la gestión pasada del PP y dijo que «debido a la crisis económica se congeló la plantilla, y la de todo el Ayuntamiento, al igual que hicieron todas las administraciones locales de España».

El PP presentó en febrero de 2017 una moción para crear 80 plazas de policías, que fue rechazada, al igual que se rechazó otra similar presentada en mayo.

Policías interinos y sin posibilidad de llevar pistola

La nueva Ley de Policías Locales ha supuesto un problema añadido a la precariedad de las plantillas policiales de muchos municipios, ya que en un intento de profesionalizar estos cuerpos, se impide la contratación de interinos, figura que se ha vuelto imprescindible en muchos ayuntamientos en epoca estival o en las fiestas locales. De hecho, Les Corts convalidaron esta semana el decreto por el que posibilitaban la excepción y autorizaban la contratación hasta final de año de interinos sin pistola.