Las farmacias esperan que la Generalitat cumpla el compromiso del copago

Las boticas temen que Sanidad no pueda asumir las obligaciones de un plan de 41 millones

Jaime Giner, Ximo Puig y Carmen Montón conversan con una farmacéutica
Jaime Giner, Ximo Puig y Carmen Montón conversan con una farmacéutica

Las boticas temen que Sanidad no pueda asumir las obligaciones de un plan de 41 millones

Fueron a la huelga, muchos tuvieron que cerrar sus negocios; perdieron dinero... la lucha de las farmacias valencianas por cobrar la deuda de la Generalitat les ha vuelto desconfiados y ahora no tienen fe ciega en las buenas voluntades, por mucho que estas estén firmadas. Ayer ambas partes rubricaron un acuerdo mediante el cual las boticas adelantarán parte del «copago farmacéutico», un acuerdo que supone un desembolso anual para la Generalitat de 41 millones de euros.

El presidente del Colegio de Valencia, Jaime Giner, admitió lo duros que fueron los tiempos pasados, pero espera que no se repitan. «Nos queda algo todavía por recuperar», dijo en alusiones a varias cobros pendientes del Gobierno valenciano, pero contó que se les ha prometido saldar la deuda en cuanto la Comunitat cuente con el tan reclamado nuevo sistema de financiación autonómica.

En este sentido, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, les agradeció su colaboración durante este tiempo; les pidió «disculpas» por los retrasos «que ha habido y que hay aún» en el pago de medicamentos, y mostró su voluntad de «estabilizar esta relación» y de que las farmacias «sean una parte fundamental del sistema público de salud».

Giner y la presidenta de la Asociación Valenciana de Empresas Ortoprotésicas, María Luisa Lacomba, se reunieron con Puig y la consellera de Sanidad, Carmen Montón, para firmar el convenio que, de momento, garantiza el acceso a esta prestación a discapacitados o pensionistas con rentas inferiores a los 18.000 euros, aunque la idea es que las ayudas se extiendan a un mayor número de usuarios y volver «a lo que había en la legislación anterior». Según explicaron, los pacientes no tendrán que hacer ningún trámite para acceder a este derecho, ya que es la Generalitat, con la colaboración de las farmacias y los técnicos ortoprotésicos, los que identifican a los beneficiarios, de manera que la única diferencia que notarán estos es que «cuando salen de la farmacia no han pagado».

Por su parte, Lacomba aclaró que el plan de la Generalitat no solo elimina «copago», sino también del «prepago», es decir, la cantidad que el usuario debía adelantar para la compra de prótesis.