Malikian: «Entre los refugiados puede haber grandes músicos»

El violinista libanés actuará en Valencia el 11 de septiembre en beneficio de los desplazados

El artista interpretó una pieza antes de la rueda de prensa
El artista interpretó una pieza antes de la rueda de prensa

Albert Einstein, Arthur Rubinstein y Mstislav Rostropovich fueron refugiados. «Es probable que en estos momentos haya niños y niñas en los campos que en un futuro se conviertan en grandes físicos, jueces o músicos» y cambien el mundo. Ara Malikian, considerado uno de los mejores violinistas del siglo XXI, conoce el drama de los desplazados de primera mano y, aunque su historia tuvo un final feliz gracias a la suerte, no olvida a aquellos que, como él en los años ochenta, buscan una nueva vida en Europa. A ellos destinará parte de la recaudación que el próximo 11 de septiembre consiga en el concierto que Acción Contra el Hambre ha organizado en la Plaza de Toros de Valencia.

Afincado en España desde hace muchos años tras vivir en Alemania como refugiado libanés aunque de ascendencia armenia, el artista contó ayer cómo siempre ha sido tratado como un terrorista en los aeropuertos, donde le gastaban bromas «sobre si llevaba un Kalashnikov dentro del maletín», cuando en realidad llevaba su violín. Una anécdota que relató con media sonrisa y una mirada de denuncia por el trato que reciben los que escapan de países en conflicto y abandonan un hogar al que quizás nunca puedan regresar.

«Falta de humanidad»

Sin fruncir el ceño pero firme en sus palabras, el músico reprendió a la clase política por el modo en el que están gestionando esta crisis humanitaria. «No están solucionando el problema. No se pueden cerrar las puertas de un país a gente que ha huido de sus casas y que no supone una amenaza, al contrario de lo que creemos en Europa». A su juicio, la manera en la que se ha tratado a los refugiados en el viejo continente es de «falta de humanidad y falta de respeto», al tiempo que criticaba a aquellas naciones que los acogen o rechazan en función de su raza o su religión. «Es inaceptable». Cree que en países como España se ha olvidado que hace sesenta años eran ellos los que necesitaban ayuda.

Junto a Malikian estuvo la representante de Acción Contra el Hambre en la Comunitat Valenciana, Amel El Yamani, quien destacó «el sinsentido que supone considerar a los refugiados como una masa intentando entrar en Europa».

Valencia siembra los mejores vientos

No es la primera vez que Malikian pasea su violín por tierras valencianas, de hecho ha colaborado con artistas y bandas de la región, así que conoce bien el nivel de sus músicos. «Su pasión está muy por encima de la media». Asegura convencido de que esta comunidad tiene una «tradición enorme» y que da los mejores vientos del mundo.