Antes de Diana Quer y Gabriel, el perro Elton rastreó Boadilla

Para encontrar a Piedad, la Guardia Civil peinó en 2010 decenas de hectáreas junto al pastor belga que busca ahora al niño de Níjar

La Guardia Civil ha buscado a María Piedad casi desde la misma mañana de su desaparición. Al ver que no llegaba a casa, su madre pronto sospechó de que algo extraño había pasado. Su ex yerno dijo que la había dejado en casa, pero pronto las cosas no cuadraron. Del móvil de María Piedad se envió un mensaje diciendo que estaba desayunando en Madrid, pero se envió desde Fuenlabrada.

Que su ex pareja se quitara la vida tres días después, cortó infinidad de posibilidades, pero las horas que los móviles de ambos estuvieron encendidos y ofreciendo señales GPS desde diferentes puntos de la Comunidad llevaron a la Guardia Civil a rastrar decenas de hectáreas en busca de alguna pista. En esta tarea participó el perro Elton, un pastor belga que por entonces tenía unos cinco años de edad. Se hizo famoso gracias a su olfato, ya que fue quien localizó el pasado mes de diciembre el cuerpo de Diana Quer a ocho metros de profundidad dentro de un pozo de una nave industrial situada en la parroquia gallega de Asados. Elton es quien ahora busca también a Gabriel Cruz, el niño de ocho años que desapareció el pasado martes en Las Hortichuelas, Níjar.

En su currículo también están los terribles casos del asesino de Pioz o del descuartizador de Majadahonda. Y el de María Piedad. El canino participó en las batidas realizadas en los alrededores de Boadilla, donde se vio por última vez a la joven en la madrugada del 12 de diciembre de 2010. Se subió en el coche de su ex pareja y nunca más se supo de ella. Los investigadores tienen claro, por el rastreo de sus teléfonos móviles, que él no la dejó en su casa, como le aseguró a su madre. Por ello, los agentes peinaron una ingente cantidad de hectáreas en muchas zonas de la región, sobre todo el área que va desde Villanueva de la Cañada a Navalcarnero, Quijorna, Brunete, la Raya del Palancar de Villanueva del Pardillo, Villaviciosa de Odón, el polígono del Ventorro del Cano (Alcorcón) y los caminos que unen las carreteras M-501 y la M-503 en Quijorna y Boadilla.

Rastrearon hasta 300 pozos, el embalse de Valmayor, el río Guadarrama y hasta el vertedero de Pinto, donde acaban las basuras de Boadilla para su tratamiento. Lo único que encontraron fueron unas gotas de sangre de la joven cerca del río Guadarrama, entre Boadilla y Brunete. Muy cerca de allí, en una zona boscosa de El Escorial fue donde se ahorcó su ex pareja y principal sospechoso sin dejar ninguna declaración.