Desalojado el edificio de los neonazis de Hogar Social

Los agentes entraron en el edificio del NO-DO e indentificaron a sus ocupantes
Los agentes entraron en el edificio del NO-DO e indentificaron a sus ocupantes

Por una orden del Juzgado de Instrucción número 22 de Madrid, el colectivo que okupaba desde octubre de 2015 el edificio del NO-DO (situado en la calle Velázquez de la capital) fue desalojado ayer. Allí estaban instalados el colectivo ultraderechista Hogar Social, que sólo contempla ayudas a los necesitados con DNI español. Agentes del Grupo 30 de la Brigada Provincial de Información, experto en radicales neonazis, acudieron al edificio en torno a las 6:30 horas de la mañana con un grupo de la UIP para acceder al edificio, propiedad de Patrimonio y por tanto dependiente del Ministerio de Economía y Hacienda, desde donde se había denunciado la okupación ilegal del edificio.

Tras romper con una cizalla las cadenas que había puestas en la primera verja de entrada y en la puerta del inmueble (no hizo falta ariete), los agentes entraron y procedieron a la identificación de las personas que en ese momento se encontraban pernoctando. Se trata, según Hogar Social, de personas sin hogar de todas las edades. La policía identificó a 16 personas y posteriormente llegó al lugar la portavoz del movimiento, Melisa Ruiz, quien denunció que el desahucio no había sido notificado previamente por parte del juzgado. Un extremo que podría ser cierto al haber sido imposible el traslado del auto del juez porque no le constaba ningún domicilio conocido para tales efectos, según fuentes cercanas a la investigación.

Cuando llegó la propiedad del inmueble dieron tiempo a que los inquilinos sacaran sus pertenencias: comida no perecedera, ropa de segunda mano y numerosas pancartas y banderas del colectivo neonazi. Hasta tenían un bar llamado «El Quijote» y una sala de conferencias. Para protestar por el desalojo (el colectivo sostiene que no existía ninguna orden judicial) convocaron una concentración ante el Ayuntamiento a la que acudieron más de un centenar de personas en el que el colectivo anunció que ocupará otro inmueble.