MENÚ
lunes 10 diciembre 2018
15:29
Actualizado

La capital, convertida en una ratonera

La puesta en marcha de Madrid Central, el inicio de la campaña de Navidad y la final de la Copa Libertadores provocan el colapso de dos de las zonas más concurridas estos días en la ciudad. El Ayuntamiento corta calles y activa el protocolo de restricciones para circular.

  • Uno de los controles de acceso en los que los agentes impedían ayer el paso a los viandantes en la calle de Preciados
    Uno de los controles de acceso en los que los agentes impedían ayer el paso a los viandantes en la calle de Preciados

Tiempo de lectura 4 min.

08 de diciembre de 2018. 01:49h

Comentada
J. Garrido.  8/12/2018

Madrid se ha convertido este fin de semana en una ratonera impracticable para el tránsito de personas, vehículos y servicios. En este puente de la Constitución coinciden por primera vez las restricciones al tráfico de Madrid Central con las previstas por la campaña de Navidad en la zona comercial del centro, y, además, con la gran final de la copa Libertadores de este domingo, por la cual se establecerán cortes en la Castellana y en las calles paralelas desde Plaza de Castilla hasta la zona de Nuevos Ministerios.

En el centro de la capital y debido a la campaña de Navidad que comenzó el pasado 23 de noviembre, el Ayuntamiento ha establecido una serie de «medidas excepcionales» en previsión de posibles problemas de movilidad por la gran afluencia de personas. Entre esas acciones destaca una que ya se probó el año pasado, como es que los viernes, sábados, domingos y festivos y vísperas de festivos a partir de las 17:30 horas se limitará el tráfico peatonal a una sola dirección en las calles de Preciados y El Carmen. De esta manera, la policía controlará los accesos para que solo se pueda acceder a Preciados desde la Puerta del Sol, y a El Carmen desde Callao, estableciendo un solo sentido de la circulación peatonal. Este hecho se ha reforzado además con la implantación de dispositivos de señalización luminosa en ambas vías, una especie de «semáforos» para peatones para poder «guiar y orientar» a la gente en momentos de gran afluencia.

Además de las descritas, destacan otras situaciones como controles de aforo en la plaza de Celenque, la instalación de maceteros protectores en los accesos de la Puerta del Sol, un carril reservado en la carrera de San Jerónimo para los servicios de Emergencia, la limitación de las bocas de metro de Sol en los accesos de la calle Mayor y la cúpula de Renfe solo para salida de viajeros, y por último, el cierre parcial de la calle Arenal minutos antes del fin del espectáculo infantil de “Cortylandia” con el fin de facilitar el desalojo de la vía.

Asimismo, el Consistorio ha establecido «restricciones puntuales específicas» en la circulación de vehículos «si las condiciones del tráfico lo aconsejan» en toda la calle Gran Vía, en Atocha desde la glorieta de Carlos V hasta la plaza de la Provincia, en calle Mayor, en Bailén hasta Sol, en calle Segovia y, en general, en los accesos perimetrales de Madrid Central. Además, la Policía Municipal y los Agentes de Movilidad podrán establecer controles de «saturación preventiva» para «ampliar, modificar o reducir» las restricciones al tráfico rodado en función «de las necesidades de cada momento». Estos controles se situarán en algunos de los principales accesos a Madrid Central, como en las plazas de España, Cibeles, Independencia, Cánovas del castillo (Neptuno), glorietas del Emperador Carlos V y Puerta de Toledo, plaza de san Francisco El Grande, calles Mayor y Bailén, Princesa y Alberto Aguilera, glorieta Ruíz Jiménez y plazas de Alonso Martínez y Colón.

Por otra parte, los vehículos de más de 3.500 kg de MMA destinados tanto a transporte de personas como de mercancías no podrán acceder a la Gran Vía y la calle de la Aduana desde las 11.00 horas hasta las 23:00 salvo los residentes, los de servicios y aquellos autorizados por el Consistorio. Esta prohibición también se aplica para la zona de la Castellana durante la final de la Copa Libertadores.

Las Navidades de 2018 serán las primeras con prohibición al tráfico privado en el centro debido a la puesta en marcha de Madrid Central. Solo estarán exentos a las restricciones los residentes, los taxis, los vehículos VTC con servicio contratado en la zona, los autobuses de la EMT, los servicios públicos y de emergencias, los vehículos con distintivo CERO y ECO, el «carsharing», las bicicletas, las motos de 7 a 22 horas o los coches con distintivo ambiental que se dirijan a parkings. Todas estas cuestiones son desconocidas por los turistas.

Últimas noticias